25 de julio de 2019
25.07.2019
La Opinión de A Coruña

Siete detenidos por el cultivo industrial de marihuana en una nave de As Somozas

La Guardia Civil desmantela una instalación en la que se cultivaban más de 4.000 plantas, por lo que se considera la mayor descubierta en la provincia

25.07.2019 | 00:17
Las plantas de marihuana halladas en la nave de As Somozas, con ventiladores para favorecer su cultivo.

La Guardia Civil detuvo a siete personas por cultivo industrial de marihuana en una nave del polígono de As Somozas, donde se encontraron más de 4.000 plantas en distintas fases de crecimiento y cultivo. La subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, y el coronel jefe de la comandancia del Instituto Armado en A Coruña, Francisco Javier Jambrina, develaron ayer que la superficie para plantación superó los 2.700 metros cuadrados.

En su intervención en las propias instalaciones de los hechos, ubicadas en el lugar de Os Novás, señalaron que el equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Policía Judicial de la Benemérita detuvo a seis personas originarias de China y una más de Gran Bretaña. Se les atribuye la presunta comisión de un delito de cultivo de sustancias estupefacientes y tráfico de drogas. La investigación comenzó tras ser alertada una patrulla de la Guardia Civil de Ortigueira por "actividad inusual en una nave del polígono de As Somozas".

Agentes del instituto armado se desplazaron al lugar y encontraron, según explicó "la mayor plantación industrial conocida hasta el momento" en la provincia. La nave había sido transformada en un invernadero industrial dotado con la mayor tecnología para asegurar un ambiente óptimo para el cultivo de la marihuana, ya que se aseguró la continua renovación de aire, humedad, luz y temperatura precisas.

"Las plantas se encontraban separadas según la fase de crecimiento, floración y secado en numerosas habitaciones realizadas con pladur", explicó la Guardia Civil, que encontró cientos de sacos de sustrato y garrafas de fertilizantes, mientras que en unas oficinas anexas se halló el lugar donde los cogollos se separaban de las plantas, que eran introducidos en bolsas de aspirado para reducir su tamaño y poder ser transportados. Los detenidos podrían haber estado viviendo en el interior desde el inicio del cultivo sin instalaciones básicas que cubrieran las necesidades de aseo o cocina. Las plantas serán analizadas y quemadas en la central térmica de Endesa, situada en la vecina localidad de As Pontes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook