03 de diciembre de 2019
03.12.2019
Madrid

El anciano fallecido dentro de un contenedor en Madrid era abuelo del joven muerto por un kamikaze

El octogenario, que se vio muy afectado por la muerte de su nieto, ha fallecido por causas naturales

03.12.2019 | 22:01

El octogenario fallecido la noche del pasado sábado al quedar atrapado en un contenedor de basura cercano a su vivienda en el barrio madrileño de Valdebernardo (distrito de Vicálvaro) era el abuelo del joven de 20 años que falleció en septiembre tras colisionar con un kamikaze en la M-50.

Así lo ha indicado una de sus hijas en declaraciones a Telecinco, recogidas por Europa Press, para lamentar la muerte por causas naturales de su progenitor cuando iba a comprobar si había tirado la basura al contenedor correcto.

"Las desgracias nunca vienen solas. Nos ha tocado todo (...) Mi padre no estaba enfermo pero el fallecimiento de Víctor (si nieto) le afectó muchísimo. Estaba echo polvo, no levantaba la cabeza", ha comentado para recalcar que al fallecido "simplemente se le paró el corazón".

Su hija también ha dicho que su padre era mayor pero no estaba enfermo y que esa "fatal circunstancia" le "tocó ahí, como le podía haber tocado en casa".

Según han indicado a Europa Press fuentes policiales y según ha adelantado el diario 'El Mundo', los hechos tuvieron lugar la noche del sábado y el octogenario murió por causas naturales.

Este medio relata que el hombre quedó dentro del contenedor hasta la cintura al revisar si había depositado los residuos los había depositado en el recipiente adecuado.

El siniestro se produjo a las 6.39 de este domingo en el kilómetro 25 de dicha carretera de circunvalación, en el límite municipal entre Madrid y Coslada. En ese momento, el vehículo 'kamikaze' chocó frontalmente contra el otro, indicaron en su momento a Europa Press fuentes de Emergencias Madrid.

Los Bomberos de la Comunidad de Madrid tuvieron que rescatar el cuerpo del fallecido, de 20 años, único ocupante del vehículo, que había quedado atrapado en su interior.

El conductor kamikaze, identificado como un joven de origen chino y 35 años, sufrió un traumatismo ortopédico en el brazo y, tras ser estabilizado en el lugar de los hechos, fue evacuado hasta el Hospital Gregorio Marañón de la capital donde estuvo custodiado por la Guardia Civil. El juez de Coslada ordenó su detención para proceder a su toma de declaración.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook