Las fuerzas de la Policía Nacional, en colaboración con la Guardia Civil, han detenido en Galicia a 33 personas y han incautado más de cinco kilos de heroína en el marco de la Operación Velutina, una investigación conjunta que se inició a mediados del mes de abril y que supone un nuevo golpe al narcotráfico en la comunidad.

El foco de las pesquisas policiales se centró en el norte de la provincia de A Coruña después de que se detectase un notable incremento de personas dedicadas al menudeo de estupefacientes (heroína y cocaína) que se desplazaban a Ferrol y Narón para abastecerse. De hecho, en esta segunda localidad se pudo constatar la creación de un "asentamiento" constituido en un centro de distribución y venta.

Como consecuencia de los controles realizados durante el curso de la investigación, se procedió a la detención de cuatro distribuidores al por menor de varios puntos de la geografía gallega y de las regiones de Asturias y Castilla y León, a los que se les intervino un total de 145 gramos de heroína. Así se pudo determinar que se había instalado en la provincia de A Coruña un clan de origen turco-kurdo vinculado al tráfico de heroína a gran escala, cuyos miembros habían mantenido varias citas y entrevistas con la organización investigada. De hecho, el principal responsable de este clan tenía dos ordenes de búsqueda y captura de la Interpol por su vinculación con dos asesinatos en Turquía y por eso ya se procedió a su detención el año pasado.

Durante la investigación se fue conociendo y documentando la estructura de la organización, altamente jerarquizada, del entramado delictivo y su vinculación con mafias dedicadas a la distribución de heroína en Europa de origen turco y albanés.

Se pudo comprobar también cómo el líder de la organización mantenía contactos con un conocido narcotraficante de la zona de Vigo, dedicado a la introducción en España de importantes cantidades de heroína. Esta persona, investigada por otras unidades de Policía Nacional y Guardia Civil, fue finalmente detenida el mes pasado en el marco de otro operativo.

Medidas de seguridad

Durante la investigación se pudo determinar el papel de cada miembro de la organización. Contaban con una enorme red de colaboradores con funciones muy específicas, control de accesos en los asentamientos, seguridad interior, vigilancia perimetral de los mismos, ejercicio de las ventas a consumidores en el exterior, transporte de pequeñas cantidades de drogas, prueba y adulteración de los estupefacientes e incluso su ocultación.

La evolución de la Operación Velutina permitió desenmascarar el modus operandi de la organización, tanto para la introducción de la heroína como para su distribución. Se logró determinar también la ubicación de los distintos inmuebles con los que contaba la organización para la guarda y custodia de la droga antes de su distribución en el mercado.

Paralelamente, los investigadores averiguaron la forma de hacer llegar la heroína hasta Galicia. Se corroboró que la organización contaba entre sus miembros con un taxista, el cual se desplazaba hasta Madrid, en donde tras recibir la droga, realizaba el transporte de la heroína por carretera hasta Galicia en un vehículo caleteado.

Desarticulación de la organización

Una vez que se comprueba toda la composición del entramado, a finales del mes de marzo, conociendo los movimientos de uno de los sospechosos, se pudo determinar que iba a desplazarse hasta la ciudad de Madrid para aprovisionarse de heroína y trasladarla hasta Ferrol, por lo que en el dispositivo policial establecido se procedió a su detención. En la inspección realizada al turismo, pudo localizarse un espacio especialmente habilitado para ocultar la sustancia estupefaciente. Allí se encontraron más de dos kilos de heroína y se decretó el ingreso en prisión del conductor. Poco tiempo después, la organización preparó otro envío, siendo igualmente intervenido en la localidad de Ferrol. Esta vez la heroína se encontraba oculta en el interior de la rueda de repuesto. El transportista fue arrestado y la autoridad judicial decreto su ingreso en prisión.

Finalmente, el pasado día 4 de mayo, se desarrolló un amplio dispositivo policial, en el que participaron más de 200 agentes de policía, entre miembros de Policía Judicial, GOE´S, Unidades de Intervención Policial, Unidades de Prevención y Reacción, Guías Caninos y Medios Aéreos.

Fruto del dispositivo llevado a cabo se practicaron veintisiete detenciones más, y se desarticuló la organización criminal, llevando a cabo registros domiciliarios en los conocidos diversos asentamientos de la provincia de A Coruña, así como en otros tantos inmuebles de Ferrol, Narón, A Coruña y Oleiros.

En los veinticuatro registros domiciliarios llevados a cabo, además de las detenciones, se procedió a la incautación de 50 gramos de heroína, 200 gramos de cocaína, 220 gramos de hachís, así como dos armas de fuego, dos pistolas eléctricas, 30.000 euros en efectivo, varias prensas hidráulicas, básculas de precisión, útiles para la adulteración de la droga, documentación, once vehículos, entre otros efectos.

Dentro de los asentamientos registrados, se encontraron varios politoxicómanos en situación de explotación, cercana a la esclavitud, que residían en casetas de madera, recibiendo comida y droga por los servicios que prestaban a la organización.