“Ha sido como un castillo de naipes cuando le quitas una carta”. Así ha definido esta mañana el alcalde de PeñíscolaAndrés Martínez, el derrumbe del edificio en el que quedaron ayer sepultadas tres personas. Una ha aparecido muerta, otra ha sido rescatada y otra se sigue buscando entre las ruinas.

Martínez repite la expresión utilizada “por el arquitecto de la Generalitat y el arquitecto municipal” para explicar el suceso, aunque también ha matizado que aún no se conocen las causas. “La investigación de la Guardia Civil y el trabajo de los bomberos se ha centrado en encontrar con vida a las personas; ya habrá tiempo para encontrarlas”, manifestó, al tiempo que no se quiso pronunciar sobre si las fuertes lluvias caídas en la madrugada del miércoles pudieron tener algo que ver: “No soy pitoniso”.

Atrapados en el derrumbe de un edificio de tres plantas en Peñíscola.

“Hay equipos preparados para estos casos que llevan años sin actuar. Esto es como la caída de un avión; una circunstancia extraordinaria. Habrá una investigación en su momento”, remarcó Martínez. “Es un trabajo arduo y difícil por la situación del edificio”, manifestó respecto a los trabajos que se están llevando a cabo para limpiar la zona y tratar de localizar a la mujer atrapada, a la que el alcalde espera, “aunque va a ser difícil, encontrar con vida”.

El herido, estable

El primer edil de Peñíscola dijo que el hombre rescatado ayer “está estable” y que “habla perfectamente”. De hecho, está colaborando con los bomberos en la localización de su madre, que es la persona que está atrapada.

Respecto al edificio, que es del año “89 o 90”, no había habido hasta el momento ninguna reclamación por deterioro que hubiera llegado a instancias municipales, confirmó, aunque sí dijo que “lo más probable” es que la otra parte del inmueble que sigue en pie “no se vuelva a habitar”.

Hay que recordar que, ayer, Martínez explicaba que "uno de los vecinos, que ha tenido la suerte de escapar cuando ha caído parte del edificio, saliendo con su familia y evitando el siniestro, tiene un grupo de Whastapp en el que está todo el vecindario y a través de ahí, con un gran trabajo, se ha ido contactando vecino por vecino e inquilino por inquilino en el caso de viviendas de segunda residencia. Ha sido una gran labor de la Guardia Civil y, sobre todo, de los bomberos, hay que felicitarles"