Un hombre de 55 años sufre lesiones catastróficas en ambos brazos tras ser atacado por sus dos perros, de raza dogo argentino, el lunes por la tarde cuando paseaba a los animales junto a su pareja por la urbanización La Florida de Nàquera. Una vecina, con la que se cruzaron y que iba con su perro, también resultó herida, aunque en su caso leve.

El ataque se produjo precisamente cuando el dueño de los dos perros potencialmente peligrosos (PPP) trataba de separar a uno de ellos del animal de la vecina sobre el que se había abalanzado. Según las fuentes consultadas por este periódico, los canes iban sujetos con correa –uno lo portaba el herido y el otro su pareja– pero ninguno iba con el pertinente bozal, obligatorio todavía para este tipo de razas hasta que entre en vigor la Ley de Bienestar Animal.

Los hechos ocurrieron a las 20.30 horas del lunes cuando el CICU fue alertado de dos heridos por mordeduras de perro, uno de ellos en estado grave, en la urbanización La Florida de Nàquera. Hasta el lugar se desplazó una ambulancia del SAMU y un Soporte Vital Básico. El hombre, de 55 años, tuvo que ser evacuado por el SAMU al Hospital La Fe de Valencia con graves mordeduras en ambos brazos, con pronóstico catastrófico, según fuentes sanitarias.

Mientras que la mujer, de 46 años, fue atendida por una mordedura leve en la mano y fue trasladada por el SVB al centro de salud.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local de Nàquera acudieron al lugar y se han abierto diligencias para saber si el propietario de los animales, y a la vez principal perjudicado, tenía toda la documentación y permisos en regla de los canes PPP, que han quedado bajo la custodia de su pareja, que resultó ilesa, en su domicilio de Nàquera hasta que concluya la investigación de la Guardia Civil.

Las fuentes consultadas por este periódico aseguran que en un primer momento uno de los dogos argentinos se lanzó contra el perro de la vecina al salir éstos de su chalé y que la mujer resultó herida al tratar de pararlo. Cuando su dueño fue a separarlos, los dos canes la tomaron con su amo sin soltar sus brazos de entre sus fauces.