El británico Mark Cavendish (Deceuninck Quick Step) insiste en el objetivo de alcanzar las 34 victorias del mítico Eddy Merckx en el Tour de Francia. En Chateauroux, donde ganó su primer esprint en 2008, el "Expreso de Man" volvió a levantar los brazos y se quedó a dos pasos de igualar al "Canibal".

Cavendish, de 36 años, llevaba 5 años sin ganar en el Tour. Una depresión y problemas físicos le ofrecieron la jubilación, pero encontró el estímulo que perdió en el Deceuninck. Ha vuelto a revivir. Y de qué manera. En meta le felicitó Alejandro Valverde como vencedor de la sexta etapa disputada entre Tours y Châteauroux, de 160.4 kilómetros.

La jornada se decidió al esprint, como estaba previsto, como estaba escrito que el neerlandés Mathieu Van der Poel iba a retener su flamante maillot amarillo.

Por velocidad, como en sus mejores tardes, Cavendish, que ya ganó en Pontivy el pasado martes, fue el mejor entre los "guepardos" del pelotón. Con un tiempo de 3h.17.36, a una media de 48,8 kms/hora, batió al belga Jasper Philipsen (Alpecin) y al francés Nacer Bouhanni (Arkea), ambos frustrados de nuevo por el británico.

Día tranquilo entre los hombres de la general. Van der Poel conservó el maillot amarillo por cuarto día consecutivo, algo que no lograba un ciclista neerlandés desde 1981, con Gerrie Knetemann de protagonista. Las diferencias no se movieron. El nieto de Poulidor aventaja a Tadej Pogacar en 8 segundos. El esloveno ya se siente como líder real, todopoderoso después de su hachazo en la crono.

El líder del UAE Emirates, defensor del título, tiene a Alaphilippe a 40 segundos, a Rigoberto Urán a 1.20 minutos, al ecuatoriano Richard Carapaz a 1.36, a Roglic a 1.40 y a Enric Mas a 1.50.