La modelo tinerfeña Joana Sanz ha empezado el año de forma muy triste. Hace una semana publicaba en sus redes sociales el fallecimiento de su madre a causa de un tumor que le diagnosticaron en octubre del año pasado, y este mismo viernes su pareja, el futbolista brasileño y exjugador del FC Barcelona Dani Alves, ha entrado en prisión tras declarar ante la jueza titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Barcelona como presunto autor de un delito de agresión sexual que el futbolista habría cometido, presuntamente, la noche del 30 de diciembre en la discoteca Sutton.

Joana Sanz publicaba hace una semana un vídeo en su cuenta de Instagram en la que se la ve bailando con su madre y hacía referencia a que ese era el último baile. "Nuestro último baile. No ha sido el mejor, porque un puto tumor no nos lo ha permitido, pero me quedo con tu mirada grabada en el corazón por siempre. Hasta el último aliento cantaste conmigo lo que te cantaba de pequeña: Madrecita del alma querida. En mi pecho yo llevo una flor. No te importe el color que ella tenga. Porque al fin tú eres madre una flor. Tu cariño es mi bien madrecita. En mi vida tu has sido y seras. El refugio de todas mi penas. Y la cuna de amor y verdad. Y aunque amores yo tenga en la vida. Que mi llenen de felicidad. Como el tuyo jamas madre mía. Como el tuyo no habré de encontrar".

En su último post, la modelo tinerfeña ha relatado cómo han sido los últimos meses de vida de su madre desde que le diagnosticaron el tumor y muestra su dolor por el triste final, tan rápido, y una atención médica que ha criticado duramente.

En ese post, la modelo tinerfeña relata: "Ahora te sentiré en la brisa del mar, te escucharé en las olas, me abrazarás al sumergirme y me consolarás cuando sienta que no pueda mas", comienza un texto que acompaña un vídeo en el que se observa un atardecer desde el mar.

Tras ese bonito recuerdo dedicado a su madre, Joana Sanz relata el calvario que vivió su madre desde que le diagnosticaron el tumor. "¿Lo que me duele? Que por ser una persona con una enfermedad mental, no te tomaron en serio tus dolencias y te discriminaron", señala con dureza.

Así, explica: "A mi madre le diagnosticaron un tumor en el útero de 18 centímetros en octubre (de 2022). Cuando se lo comunicaron insultó a la ginecóloga y rechazó cualquier posibilidad de operaciónNadie me llamó. Ingresó en Psquiatría que es donde único tenían empatía, pero cero conocimiento de medicina", señala la modelo.

Añade: "Mi madre estuvo dos semanas con las piernas hinchadas y la respuesta de los auxiliares era "este tipo de pacientes pasa mucho tiempo de pie"… Total, que después de insistir con que le hicieran pruebas, tenía trombosis. Mi madre se desangraba cada vez que iba al baño, los ginecólogos que estaban a cinco plantas de diferencia en el mismo edificio, ni caso le hacían", revela Joana Sanz en un texto muy duro.

La modelo tinerfeña asegura que "si no fuera por los contactos" que le "ha proporcionado este mundo, no la habrían trasladado a oncología". Fue ya en esta planta donde "le hicieron una laparoscopia y vieron que no tenía ningún otro órgano afectado, que el tumor estaba dentro del útero (algo bueno dentro de lo que cabe). Aún así, no podía comer casi nada por la presión que le ocasionaba dicho tumor. Mi madre estaba totalmente debilitada, no se valía por si misma en absoluto", afirma Sanz.

A pesar de la gravedad en la que se encontraba la madre de Joana Sanz, ésta asegura que "en cinco días le dieron el alta aún a la espera de operarse de dicho tumor, discapacitada, inyectándose heparina cada 12 horas…" y lo que resulta más grave -siempre según la versión de la modelo- es que le dijeron que "aquí no se puede quedar y nosotros no podemos hacer nada más".

Joana Sanz vuelve a señalar que gracias a tener medios pudo contratar ayuda médica 24 horas para su madre, "porque si por los hospitales fuera, ahí te mueras", denuncia.

"Mi madre firmó para operarse el 29 de noviembre, no le dieron quirófano hasta hoy, 17 de enero, demasiado tarde", recuerda. "El 10 de enero ingresó muy malita, costándole respirar, con anemia, infección a causa del tumor y el intestino perforado… Se abría camino".

Joana Sanz termina su relato con una dura reflexión: "Supongo que es lo que los médicos estaban esperando que sucediera. Parece ser que por su enfermedad mental, no valía la pena salvarle la vida. Espero que hayan disfrutado de la Navidad", concluye.

Tres días después de escribir esto en Instagram, su pareja, el futbolista Dani Alves era detenido por los Mossos d'Esquadra tras tomarle declaración en relación con la denuncia presentada por una joven que le acusa de una supuesta agresión sexual. Alves fue conducido a los juzgados y la jueza ha decretado esta misma tarde su ingreso en prisión provisional en relación con estos hechos.

Joana Sanz ha mostrado su compromiso con su pareja subiendo una storie en Instagram en la que se ven las manos de ambos entrelazadas y una sola palabra: "Together" ("Juntos").

Storie en la cuenta de Joana Sanz en la que se ven las manos de ella y Dani Alves entrelazadas. MIGUEL ÁNGEL GUTIÉRREZ AUTERO

Alves comenzó a declarar ante la jueza del Juzgado de Instrucción número 15 de Barcelona alrededor de las 13:00 horas, después de que terminara de hacerlo su denunciante, que afirma que fue agredida sexualmente por el jugador en el interior de un baño de la zona VIP de Sutton.

Viaje desde México

Alves se encontraba en Barcelona el 30 de diciembre, aprovechando algunos días de vacaciones tras disputar el Mundial de Qatar. El exjugador admite que esa noche acudió a la discoteca Sutton pero niega haber agredido a la mujer. Lo explicó en un vídeo enviado a Antena 3: "Cuando uno elige ir al baño no tienes que preguntar quién está en el baño para poder ir al baño. Lo siento mucho pero no sé quién es esa señorita. No sé su nombre, no la conozco, nunca la vi otra vez en mi vida. En estos años nunca he invadido el espacio de alguien sin su autorización. ¿Cómo le voy a hacer eso a una mujer o con una chica. No, por Dios. Ya basta. Sobre todo porque están haciendo daño a los míos, porque saben quién soy".

La mujer que lo ha denunciado salió llorando de Sutton la madrugada de los hechos pero, antes de que abandonara la discoteca, fue atendida por los trabajadores de seguridad, que la condujeron a una sala a la que también acudió el responsable esa noche del local. Posteriormente, la víctima fue trasladada en ambulancia al Hospital Clínic de Barcelona, donde se sometió a un examen médico que se practica a todas las mujeres que han sido agredidas sexualmente. Dos días más tarde, la joven presentó una denuncia por los hechos y los Mossos iniciaron la investigación.