El conflicto bélico entre Ucrania y Rusia mantiene disparados los precios de la energía. La factura de la luz está por las nubes y se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para muchas familias.

Con la llegada del invierno está preocupación se ha visto incrementada. Menos horas de luz natural y la calefacción son los problemas que se avecinan en los próximos meses. Aunque existen algunos pequeños trucos que te pueden ayudar a ahorrarte unos euros a fin de mes.

Ventilar la casa de forma natural, usar termostatos que autorregulen la temperatura, utilizar bombillas LED, evitar usar los electrodomésticos que más gastan o, emplear los programas ECO, son algunos de los más comunes. Pero también existe una técnica infalible para ahorrar.

Se trata de la regla del uno, un método muy sencillo recomendado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la Comisión Europea y que viene recogida en una guía con consejos sobre como ahorrar en el consumo energético. Esta técnica consiste en bajar un un grado la calefacción y subir un grado el aire acondicionado. Aunque parezca algo insignificante, esta medida permite ahorrar entre 20 y 70 euros al mes.

Otra alternativa es intentar optar por electrodomésticos más eficientes y que permitan la regulación directa de la temperatura de la casa.