La factura de la luz sigue disparada y por mucho que lo intentemos, después de varios meses con los precios por las nubes, no conseguimos reducir el precio de la electricidad. Pero quizá es porque no estás haciendo todo lo que podrías por rebajar al máximo su uso.

Modificando nuestros hábitos diarios podremos obtener importantes beneficios en forma de rebajas en la factura eléctrica. Un truco muy útil podría es desenchufar, antes de acostarnos, una serie de aparatos y equipos electrónicos a los que no les vamos a dar uso durante la noche.

La televisión

Antes de irnos a dormir solemos apagar la televisión con el mando a distancia, pero al estar enchufado, continúa consumiendo energía. Es poco, pero lo suficiente para engordar la factura de la luz. Por eso, desenchufando este aparato durante unas cuantas horas podrás ahorrar.

El ordenador

No tiene mucho sentido que durante la noche mantengas conectado a la corriente el ordenador de sobremesa. En el caso de que cuentes con un portátil, no lo dejes cargando mientras te marchas para la cama. Estarás desperdiciando mucha energía.

El router

Una vez que te vas a la cama ya no te sirve de nada mantenerlo enchufado y este simple gesto es muy útil a la hora de reducir la factura. Además, al desconectarlo reduciremos la exposición a la radiación que emiten estos aparatos.

Pequeños electrodomésticos de la cocina

Algunos no se pueden desconectar con tanta facilidad como pueden ser el frigorífico o la cocina vitrocerámica, pero hay otros como el microondas, batidoras, tostadoras o máquinas de café que sí puedes desenchufarse sin problema. Con conectarlos cuando vayan a utilizarse sería suficiente.

Cepillos eléctricos y equipos de afeitado

Si se quedan enchufados a la corriente toda la noche desperdician mucha energía y además reducen la duración de la batería.

Las lámparas

Pese a que consumen poco en este estado, no deja de ser una energía desperdiciada. También puedes optar por otros sistemas de iluminación como pueden ser luces interiores para alumbrarnos el camino a la cocina o al baño durante la noche.

Mantas eléctricas

Un producto muy utilizado en invierno para dormir caliente pero que  además de suponer un gasto importante, puede implicar un riesgo. Sería más aconsejable que unos minutos antes de meterse en cama colocásemos la manta eléctrica en el interior de la cama para que la calentase, y una vez dentro apagarla.

Los cargadores

Es muy frecuente meterse en la cama con el móvil enchufado pero una vez que alcance el 100% estaremos malgastando la energía.

Los alargadores

Es el método más empleado para concentrar en un solo aparato todos los equipos electrónicos cuando no disponemos de suficientes enchufes. No tiene sentido mantenerlos conectados a la corriente cuando no están siendo utilizados.