26 de febrero de 2012
26.02.2012

Fluidez y naturalidad

Esta casa ha vuelto a la vida con un proyecto lleno de luz y calidez a través del uso del blanco y de la madera

27.02.2012 | 03:12
Esta casa gallega es un ejemplo de fluidez y naturalidad.

Esta vivienda situada en la localidad gallega de Moraña se ha llenado de luz y personalidad tras haber sido reformada y decorada por el arquitecto de interiores Modesto Crespo –www.modestocrespo.com– quien, a través del uso del blanco y de la madera natural ha conseguido un espacio cálido y acogedor asociado a la tierra donde se ubica, al pardo de la piedra y a toda la gama de tonos que lucen en este hermoso paisaje rural.

La casa es fruto de una reforma respetuosa con el sistema de proporciones y de construcción de la arquitectura popular. Modesto Crespo ha primado en su proyecto el blanco roto aplicándolo como fondo en las paredes, en los muebles lacados de la cocina y en el cristal Lacobel –que da sensación de claridad y profundidad– situado estratégicamente en la pared exterior del baño y otro combinado con el mueble del comedor, que resalta el piano negro situado enfrente. El tono gris añade un contrapunto que potencia los volúmenes y combina de forma acertada con las tonalidades de la madera natural utilizada en la carpintería.

Continuidad espacial

Para dar mayor sensación de amplitud y continuidad espacial se ha colocado el mismo pavimento cerámico en la cocina, comedor y salón, situados en la planta baja. La madera está presente en todos los rincones, incluso en la escalera semicircular diseñada por el propio interiorista, que combina acero y resulta un hábil recurso que mantiene la comunicación entre las dos plantas y separa a la vez el salón del comedor.

Un pasillo enlaza las estancias del piso alto, donde destaca la habitación de matrimonio y el baño principal, en el que el lavabo se situó en el centro, posibilitando la circulación y la amplitud, además de la colocación de un mueble auxiliar en la pared del fondo. En el dormitorio de matrimonio el decorador añadió un baño propio de forma lineal a lo largo de un lateral, con puertas de espejo que ayudan a su vez a prolongar y a dar continuidad espacial.

Los desniveles en la altura de la vivienda permiten la entrada de más luz natural, la integración de un espacio diferenciado en una estancia abierta y, muy especialmente en la planta alta, la adaptación de la carpintería de madera, que con los propios armarios crea nuevos volúmenes arquitectónicos.

Funcionalidad y estética van así de la mano.

 

Los vanos se abren estratégicamente y permiten la entrada de más luz natural.
  Dormitorio de matrimonio.
  El blanco es uno de los grandes protagonistas del interior, como en la pared y los muebles de la cocina.
  Baño de la planta superior, con el lavabo situado en el centro.
  Aspecto exterior de la casa de piedra.
  La madera está presente en todos los rincones, como en el estudio.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook