11 de enero de 2013
11.01.2013
Decoración a la sueca

56 metros cuadrados de paraíso nórdico

Una apuesta por la "alegre" sencillez y los colores claros para un apartamento sueco decorado al estilo nórdico

14.01.2013 | 16:53
56 metros cuadrados de paraíso nórdico

El Paraíso cabe en 56 metros cuadrados. Por lo menos el paraíso nórdico. Así lo demuestra este elegante y acogedor apartamento situado en Suecia. Huyendo de conceptos minimalistas tanto como del barroco sobrecargado, la decoración nórdica de esta casa aporta el punto de calidez y colorido combinado con las líneas claras y la sobriedad de las estancias.

El salón, jalonado por amplios ventanales que permiten que la luz se derrame por la estancia, transmite una sensación de amplitud gracias al equilibrio y mesura en la disposición de los elementos. La chimenea, que recupera la calidez tradicional y la funde en un concepto moderno, preside discretamente la pieza y da el toque "nórdico" fundamental. Los suelos de madera compensan los colores blancos de las paredes y recuperan esa calidez hogareña que otros diseños supeditan a la vistosidad en la decoración.

El estilo de este hogar nórdico es colorido a la par que diáfano. La sensación de amplitud, profundidad y sosiego se ve amplificada por la excelente iluminación de sus estancias, hábilmente reflectada por los colores claros que reinan en el ambiente. Los 56 metros cuadrados se convierten así en una extensión oceánica nada desdeñable en estos tiempos donde las viviendas tienden a empequeñecerse, ya sea por el precio de las viviendas, por la situación financiera de las familias o simplemente porque se destinan a "familias nucleares".

La cocina, que se prolonga como un discreto apéndice del salón, consigue diferenciarse plenamente gracias a una combinación de colores más colorida, con un empapelado vistoso y un embaldosado que sirven de frontera natural a la ausencia de pared.

Al salón-cocina le nace un pasillo que termina en un dormitorio, también pensado para la relajación y descanso. El empapelado florido y la blancura "nórdica" alternan con puntos de colores alegres y discretos en la decoración, lo que transmite una sensación de "alegre" austeridad y sencillez.

Un balcón florido y con un cielo arbolado de estampa corona y remata el apartamento sueco con un guiño a la naturaleza y sirve de esparcimiento y pequeño oasis a un ambiente cidadino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook