Puede que alguna vez hayas sacado la ropa de la lavadora y hayas descubierto que sale con algún pequeño agujero o desgaste que estropea tu prenda favorita. Cuando esto ocurre, por mucho que nos pese, solemos tener que desprendernos de ella.

Para que nuestra ropa aguante intacta más tiempo, no solamente tenemos que cuidarla cuando la llevamos puesta. La forma en la que la lavamos también influye en su duración. Presta atención a cómo metes las prendas para lavarlas porque puede que estés recortando el tiempo que puede durar ponible.

Para que nuestras prendas favoritas duren más, tenemos lavar la ropa de una forma adecuada. El truco está en darle la vuelta antes de meterla a la lavadora. De esta forma, los estampados y los dibujos no se deterioran y mantienen el color durante más tiempo.

Una técnica que no te llevará nada de tiempo aplicar y que tendrá muchos beneficios para tu ropa. El sudor se adhiere al interior de la ropa y no al exterior, por lo que de esta forma aseguramos que se lave del todo. Otra de las ventajas de este truco es que darle la vuelta a las prendas ayuda a que no se llenen de pelusas. Esto se debe al roce constante de las telas en el tambor de la lavadora. De esta forma, conseguimos proteger las prendas que pueden ser más delicadas y evitamos crear pliegues en las camisetas o en los vaqueros.