En la mayoría de los hogares españoles hay alguna estancia de la casa que cuenta con muebles o parqué de madera. Un material que con el paso del tiempo y el uso suele acumular arañazos o marcas que le dan un toque un tanto descuidado pero puedes eliminarlos.

Lo primero que tendrás que tener en cuenta para lograrlo es conocer el tipo de madera que vas a limpiar para decantarnos por un método u otro. Antes de limpiarlo en profundidad también es recomendable que pruebas en una zona poco visible del mueble para comprobar para evitar que la madera no se estropee.

Una vez que tengas claras estas cuestiones, así es como podrás eliminar los arañazos de tus suelos o muebles de madera:

1. Aceite de hígado de bacalao

Abre una cápsula de este aceite y frota con el líquido la zona a tratar del mueble. Espera unas horas para que el aceite penetre bien en la madera y después frota con un paño suave para dar brillo. Repite este procedimiento dos veces por semana.

2. Nueces

Muchos son los que afirman que una pasta de nueces puede ser un remedio estupendo para cubrir las pequeños arañazos de los muebles deteriorados. Esto es debido a que su pulpa, junto con sus grasas naturales, se funden con la madera de forma fácil para darle un aspecto renovado.

Si quieres utilizar este método para quitar arañazos en la madera, tritura varias nueces hasta conseguir una especie de harina. A continuación, humedécela con un poco de aceite de oliva o agua, frota con el producto la zona afectada y deja secar. Después, retira los restos con un paño suave y repite una vez a la semana.

3. Cera

La cera elimina los arañazos, las grietas y demás imperfecciones de tus muebles. Además, combina a la perfección con otros ingredientes, por lo que es posible mezclarla con pintura, por ejemplo, para conseguir mayor uniformidad con el color original.

Para utilizarla, frota con la cantidad de cera necesaria sobre las rayaduras del mueble. También puedes usar cera dura para rellenar con ella los huecos que van apareciendo en la madera. Por último, limpia la superficie con una esponja o un paño suave.

4. Posos de café

La aplicación de los posos de café sobre los muebles arañados y envejecidos, gracias a la tintura que sueltan, ayudará a mejorar el aspecto del mueble, disminuir las manchas y rellenar los pequeños arañazos.

Este método es muy sencillo de utilizar. En primer lugar, mezcla los posos del café con un poco de aceite de semillas de lino o agua. Después, aplícalo sobre las zonas del mueble que desees, retirando después los restos con un cepillo. Puedes usarlo de forma semanal.

5. Vinagre y aceite de oliva

Si combinamos el vinagre con aceite de oliva, obtendremos un abrillantador espectacular que, además, ayudará a disimular los arañazos en la madera. Esta combinación protegerá tus muebles frente a los agentes externos, eliminando el polvo y las bacterias gracias a las propiedades antibacterianas de ambos ingredientes.

Para conseguirlo, mezcla aceite de oliva y vinagre de vino blanco a partes iguales y frota sobre la superficie de madera a tratar. Deja que se absorba unos minutos y retira los restos con un paño humedecido con agua. Recuerda mezclar bien estos ingredientes, pues el vinagre es muy ácido y una aplicación directa en demasía podría dañar la madera.

6. Plastilina

Coge la cantidad necesaria y rellenar con ella los surcos. Cubre la plastilina con un poco de laca o pegamento para que quede bien fijada, y procura que el tono sea lo más similar posible al color de la madera.

7. Pasta dental y aceite

La pasta de dientes mezclada con aceite es otro de los trucos caseros para quitar arañazos de la madera y disimular los rayones más efectivos. Además, la acción antibacteriana de estos productos ayudará a desinfectar el material.

Para ello, mezcla la pasta dental con un poco de aceite vegetal y frota con esta combinación la zona a tratar. Deja hasta que se seque y retira los excesos con la ayuda de un paño húmedo.

8. Serrín con pegamento

Si los arañazos son muy profundos, este método puede ser la solución. Así que prepara la cantidad de serrín necesaria y mézclala con una pizca de pegamento blanco. Frota con esta combinación sobre las marcas de los muebles, espera a que se seque y pule la superficie. Por último, aplica un poco de pintura o laca para un resultado brillante.

La madera es un material delicado y, cuando se daña, no es fácil solucionarlo. Por es muy importante dedicarle una serie de cuidados. Límpiala a diario con productos específicos y aplica barniz o cera de forma regular. También es aconsejable alejar los muebles de madera de lugares húmedos o demasiado expuestos a la luz solar, pues se pudrirán o perderán su color.