Turismo cerca

Vivir el Camino a lomos de un caballo

» La ruta jacobea más conocida, el Camino Francés, también puede recorrerse a lomos de estos majestuosos animales

Una forma diferente de vivir el Camino.

Una forma diferente de vivir el Camino. / Turismo de Galicia

B. C.

A pie, en bicicleta, a solas o en grupo. Cuando uno inicia el Camino, elegir el modo de viaje es casi tan importante como el itinerario. Y una de las formas más emocionantes de vivirlo es a lomos de un caballo. Estas rutas, organizadas por profesionales, son una buena opción para disfrutar de manera diferente del Camino Francés, la más conocida de las rutas de peregrinación a Santiago.

Distinguida como Patrimonio de la Humanidad, la ruta parte desde la aldea de O Cebreiro, en Lugo, y dura siete días con seis noches de pernoctación.

Se distribuyen en cinco etapas ecuestres, de entre seis y siete horas de duración cada jornada, en las que se incluyen visitas a lugares de interés, bien por tradición jacobea o por su relevancia histórica, artística, arquitectónica o paisajística.

El Camino Francés a Caballo es Patrimonio de la Humanidad.

El Camino Francés a Caballo es Patrimonio de la Humanidad. / Turismo de Galicia

Además, dentro del itinerario se ofrece un guía, material y ayuda necesaria en ruta, alojamiento, manutención, traslados al punto de inicio del Camino y de vuelta al destino, vehículos de apoyo y los portaequipajes necesarios durante la realización de las etapas.

Los caballos pueden ser de raza española, inglesa o árabe, de carácter más dócil o más brioso, según las preferencias y la experiencia como jinetes que tengan los participantes, que será valorada por los técnicos de la organización.

Una vez llegados al destino, las normas municipales establecen que la entrada de los peregrinos a caballo debe ser siempre anterior a las nueve de la mañana, así que el último día del viaje, una vez recogida la Compostela, puede disfrutarse con calma, contemplando Santiago desde las cubiertas de la catedral.