11 de marzo de 2018
11.03.2018

París viste de luz el invierno

La semana de la moda francesa confirma que el blanco, los tejidos metalizados, las botas XL y los ponchos reinarán en los últimos meses del año y comienzos de 2019

11.03.2018 | 00:57
Modelos del desfile de Chanel en el Gran Palais, que se convirtió en un bosque otoñal.

El lema de que los colores claros son para el verano y los tonos oscuros para el invierno parece no haber convencido a los diseñadores que para la próxima temporada de otoño-invierno apuestan por el blanco y los tejidos metalizados como colores estrella. Chanel, Loewe o Alexander McQueen fueron solo algunas de las firmas que presentaron sus propuestas en la semana de la moda de París, en donde pudo verse también que el próximo invierno reinarán en los armarios los ponchos, las botas por encima de la rodilla o flecos y lazos que se verán en chaquetas, blusas o vestidos

Es conocida por todo el mundo como la ciudad de la luz. Y, durante esta última semana, París se ha iluminado todavía más gracias a los desfiles de la Fashion Week. Valentino, Carmen March, Loewe, Chloé, Alexander McQueen, Isabel Marant? confirmaron que la asociación verano con colores claros e invierno con colores oscuros ha perdido todo su sentido. Por eso, sus propuestas se llenan de prendas y de estilismos completos en blanco. El total white se cuela en el podium de tendencias que dominarán los escaparates, los armarios y las calles de medio mundo durante los últimos meses de este año y en los primeros de 2019. También reinarán los tejidos metalizados, las capas y ponchos y las botas por encima de la rodilla.

El desfile de Chanel en el Gran Palais, además de inolvidable por el bosque otoñal que Karl Lagerfeld recreó a la perfección en el interior del edificio, será una fuente de inspiración inagotable para las grandes firmas de textil y para todas las amantes de tendencias. Sus botas por encima de la rodilla en tejidos metalizados, sus estampados orgánicos, sus trajes de largo a media pierna realizados en tweed en tonos grises y beige, sus capas de pelo, sus conjuntos de piel metalizada y su clásica, pero inmortal, combinación de blanco y negro, darán mucho que hablar. También lo harán los trench efecto plástico de Miu Miu, con una silueta muy ochentera, de cintura marcada y hombros oversize. Sus estilismos de falda midi y prendas de lana y sus looks completos en denim desgastado, compuestos por cazadoras tipo aviador con cremallera y pantalones de cintura alta, serán los reyes del streetstyle.

Además de los abrigos de cuadros, los plumíferos oversize y las cazadoras acolchadas que ya estuvieron presentes en 2017 y que, según la semana de la moda de París seguirán pisando fuerte, el aliado indiscutible contra el frío es el poncho. Stella McCartney, Isabel Marant, Dior y Alexander McQueen son solo algunos de los diseñadores que han incluido esta pieza en sus colecciones.

El reinado del largo midi para faldas y vestidos se confirma; aunque no faltan las minis en su versión más rockera gracias a firmas como Saint Laurent, Isabel Marant o Carmen March. Y también toca asumir que los pantalones cropped, cortados justo por encima del tobillo, son el nuevo pitillo.

Los cuadros y las flores, multicolor, jugando con transparencias o en mix de tejidos; se disputarán el dominio del armario el próximo invierno. Y también el rojo y el naranja, el azul Klein y los colores neón, los rosas en toda su paleta, y la clásica pero infalible combinación blanco y negro, pelearán por dominar el vestuario femenino cuando vuelva el frío.

Los flecos y los lazos, presentes en vestidos, faldas, blusas, abrigos y complementos; son los perfectos aliados para completar un look de traje masculino, una de las tendencias que hay que tener entre la lista de imprescindibles. Como las superposiciones de prendas y tejidos han venido para quedarse, palabra de Balenciaga, ya no hay prendas destinadas solo a la época estival. Por lo menos para las más valientes o menos frioleras. Porque, según John Galliano, Loewe y Chloé, se lleva enseñar la cintura y la cadera también cuando bajan las temperaturas.

En general, la noche se viste de negro, si es con vestidos de mangas abullonadas y con prendas de piel, mejor, según lo presentado sobre la pasarela parisina. Pero hay espacio para los grandes brillos, los estampados multicolor, el print animal y los tonos pastel. Porque si hay algo que permite jugar y encontrar tu combinación ganadora, eso es la moda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook