19 de mayo de 2018
19.05.2018
ULTIMA HORA
La Policía detiene en Zaragoza al 'Rey del Cachopo' por la muerte de su novia
Boda real

Desfile de famosos en la boda real del año

Miles de personas se concentran alrededor del castillo de Windsor, donde tendrá lugar la ceremonia

19.05.2018 | 23:40

El actor estadounidense George Clooney y el exjugador de fútbol David Beckham llegaron hoy al castillo de Windsor para asistir a la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle, haciendo enloquecer al público situado en las inmediaciones del lugar para ver a los invitados.

Tanto Clooney como Beckham han acudido acompañados de sus respectivas mujeres, la abogada Amal Clooney y la ex Spice Girl Victoria Beckham, respectivamente, que, tal y como dicta el protocolo, han lucido sendas pamelas, la primera en amarillo y la segunda en azul marino.

Las personas agolpadas a las puertas de la fortaleza han mostrado su alegría con vítores al ver pasar a las dos parejas e, incluso, David Beckham se ha fotografiado con una joven en su paseo hasta la capilla de San Jorge, donde a las 12.00 hora local (11.00 GMT) dará comienzo el servicio religioso.

Poco antes de que los dos afamados matrimonios hicieran su aparición, llegaron también los padres de la duquesa de Cambridge, Carole y Michael Middleton, así como sus dos hermanos, James y Pippa.

Esta última, que está embarazada de su primer hijo, fue acompañada por su marido, James Matthews, con quien mañana celebrará su primer aniversario de casada.

Los 1.200 convidados, "ciudadanos de a pie", que han sido invitados a presenciar la boda desde dentro del castillo, construido en el siglo XI, se personaron a las 9.00 de la mañana hora local (8.00 GMT).

Estos últimos, ataviados con sus mejores galas -ellas con pamela y ellos con chaqué-, no podrán entrar a la capilla de San Jorge, pero podrán ver lo que ocurre en el interior del templo religioso a través de unas pantallas gigantes colocadas en los jardines de la fortaleza.

Los estilismos de los invitados a la boda. Vídeo: ATLAS

En cambio, otros 600 invitados son los que ocuparán los asientos dentro de la iglesia, entre ellos, el hermano de la fallecida Diana de Gales, el conde Charles Spencer, que hizo su aparición hoy en Windsor pasadas las 9.30 hora local (8.30 GMT).

Casi al mismo tiempo, deleitaban con su presencia a los miles de curiosos que se han acercado a la localidad inglesa para vivir de cerca el acontecimiento la presentadora estadounidense Oprah Winfrey y el actor Idris Elba, que contemplarán el enlace desde dentro de la capilla.

La iglesia de San Jorge. Vídeo: ATLAS

También hizo su aparición el cantante James Blunt con su mujer, Sofia Wellesley, hija del duque de Wellington, y se espera que en los próximos minutos se personen otras caras conocidas como el actor estadounidense George Clooney, a quien acompañará su mujer, Amal Clooney, así como la tenista Serena Williams.

El cantante británico Elton John también es otro de los invitados estrella quien, además, tiene el cometido de cantar en la boda, como ya hiciera en el funeral de su amiga Lady Di.

John entonó la emotiva canción "Candle in the Wind" mientras tocaba el piano en el funeral de la madre del príncipe Enrique, que falleció en un trágico accidente de tráfico en París.

Máxima expectación en las calles

Mientras, milles de personas esperaban desde hacía horas en las calles de la localidad inglesa de Windsor la llegada del príncipe Harry y la estadounidense Meghan Markle.

Miles de personas se concentran ya en las calles de Windsor

Brasileños, canadienses, británicos y sobre todo estadounidenses poblaron desde primera hora del día los trenes que llegaron a la estación de Windsor, en cuyo castillo se casarán este sábado el nieto de la reina Isabel II y la exactriz de 36 años.

Connie Harrington, originaria de Portland (Estados Unidos), que fue una de las tantas curiosas que se acercó a la localidad de 30.000 habitantes, situada a las afueras de Londres, indicó que Meghan es "preciosa" y, además, bromeó con que "Harry es un hombre del pueblo y le gusta la fiesta".

Los trenes estaban llenos desde las cinco de la mañana, hora a la que salió el primer ferrocarril desde Londres con dirección hacia Windsor. Los más previsores decidieron acampar en los alrededores del castillo desde hace varios días.

Tras la ceremonia los novios harán un recorrido de 25 minutos en carroza por destacados lugares de la localidad.

Los más apasionados ya han guardado sitio en primera fila, provistos con mantas y comida para resistir el frío y el hambre.

Según fuentes policiales, se espera que hoy se reúnan cerca de 120.000 personas en este pueblo del condado de Berkshire, al sudeste de Inglaterra.

Además de los miles de curiosos, más de 5.000 periodistas de todo el mundo están acreditados para cubrir el compromiso matrimonial del hijo menor de Diana de Gales.

La boda del sexto en la línea de sucesión al trono británico se celebrará ante 2.640 invitados y será el príncipe Carlos quien, en ausencia del padre de Markle, acompañará a la novia al altar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine