06 de julio de 2018
06.07.2018

"O dejamos de comparar canciones o se dejará de componer", sostiene Netta

La ganadora del último festival de Eurovisión se defiende de las acusaciones de posible plagio por parte de Universal - "'La canción 'Toy' es muy fresca y diferente", asegura

06.07.2018 | 01:39
La cantante Netta, durante su actuación en el festival de Eurovisión.

Netta Barzilai, la ganadora de Eurovision 2018, aseguró, en torno a las recientes acusaciones por parte de Universal del posible plagio de Toy con la que la israelí ganó el concurso con la canción Seven Nation Army del grupo The White Stripes que la primera vez que escuchó Toy le sonó "muy fresco" y "diferente" a cualquier canción que hubiese escuchado antes.

"Hay muchas canciones que se parecen entre ellas y cuando una canción se convierte en un hit y se escucha tantas veces queda expuesta a estas acusaciones -declaró en una entrevista con Europa Press-. Pero tenemos que dejar de comparar las canciones o si no la gente dejará de componerlas". Además, Netta apostilló que la música es "mucho más" que "una melodía o unas letras" sino que también es "el mensaje" y "la vibración" que conlleva y ha reiterado que, a su juicio, este no es el caso de dos canciones "parecidas". "Yo no puedo oír la similitud", matizó.

Netta se encuentra en Madrid y actuará hoy en un concierto en la sala Teatro Barceló a las 23.30 horas, en el marco de las celebraciones del Orgullo de Madrid, algo por lo que, según asegura, se encuentra "súper entusiasmada". "Me encanta cuando la gente celebra el feminismo y los derechos de la comunidad Lgtbi+, es una manera increíble de protestas en forma de fiesta y de mostrar toda la fuerza y el amor de estas personas. Así es como se hacen las revoluciones y tienen todo mi apoyo para eso", recalcó.

La cantante israelí alabó la existencia de un lugar de "empoderamiento" para todos aquellos que, como a ella, "se les ha dictado" cómo tenían que comportarse, actuar o vestir y animó a estos colectivos a "pensar en grande" y "reivindicarse". "La gente me decía por qué haces esos ruidos, por qué te vistes así, deberías ir de negro. En mi caso, soy una chica heterosexual con una historia homosexual, por eso me identifico con ellos", relató.

Por otro lado, en cuanto a las declaraciones que realizaron algunos colectivos, partidos políticos y cadenas de radiotelevisión de algunos países europeos en contra de que el festival se celebre en Israel el año que viene debido al conflicto con Palestina, la cantante confesó sentirse "entristecida" y aseguró que "la música no es parte de ninguna agenda, propaganda o partido político".

"Soy israelí y amo mi país"

"La música es luz y si la escondes de un lugar estás trayendo oscuridad a la situación y no se trata de eso. Yo soy israelí y amo a mi país, mi gente y mi música y deberíamos extender eso para que la alegría y felicidad se contagien porque eso acaba con muchos problemas", subrayó.

En esta línea, la ganadora de Eurovisión destacó que desconoce si finalmente el certamen del próximo año se llevará a cabo en Jerusalén, Tel Aviv o Haifa pero que eso "no importa" puesto que, en cualquier ciudad, la celebración será "épica" y que los visitantes podrán comprobar lo "increíble" que son tanto el país como "su gente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook