10 de julio de 2018
10.07.2018

Torreta brilla en Cibeles

10.07.2018 | 01:35
Por la izquierda, propuestas de Torreta, Malne, Custo, Sardá y The 2nd Skin Co.

En el verano de 2019 los looks serán voluminosos en la zona de brazos y hombros o no serán. Así se confirmó ayer en la segunda jornada de la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid, ex pasarela Cibeles. The 2nd Skin Co., Andrés Sardá, Devota & Lomba y Malne fueron algunas de las firmas que cedieron todo el protagonismo a los volantes superiores o las mangas abullonadas en la zona de los hombros en sus propuestas para el próximo verano. La mezcla de tejidos, las siluetas relajadas, el reinado del luxury sport, las superposiciones y los brillos son otras grandes tendencias que se van a colar en el armario de la próxima temporada estival según los creadores españoles.

La mañana arrancó con el desfile de Malne -el dúo formado por Paloma Álvarez y Juanjo Mánez-, que una vez más tiñeron de negro, metalizados y print animal su propuesta. Salvaje, como siempre, pero más sutil que otras veces. La firma catalana de moda íntima Andrés Sarda envolvió al público en una trama al más puro estilo James Bond con Rosanna Zanetti a la cabeza. La modelo y esposa de David Bisbal volvió a las pasarelas para lucir una de las impresionantes capas en blanco y negro, y un conjunto de estilo militar que definen las líneas de la colección. Y del sensual juego de espías y ladronas a las dulces ninfas de Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo, o lo que es lo mismo, The 2nd Skin Co.

Con la película El jardín secreto como punto de inspiración, llenaron la pasarela de vestidos delicados de estampado floral, conjuntos de pantalón y blusas en tonos pastel; y looks en negro y con apliques de lentejuelas en rosa fucsia que prometen ser un must del próximo año. La tarde arrancó con Roberto Torretta. El diseñador recuperó la figura de Anita Pallenberg, la musa de los Rolling Stones, para su colección. El mix de tejidos -desde la piel al encaje- y la superposición de capas son las claves de la propuesta, en la que destacan los trajes masculinos de cuadros, las faldas midi combinadas con chaquetas cortas, los vestidos ligeros de seda con botas militares o los elaborados a base de flecos o tejido zigzag. Por su parte, el gallego Roberto Verino regresó al calendario oficial para mostrar su propuesta para el próximo invierno. Bajo el amparo del see now, buy now, Verino creó The look of love. Una fusión de los años 20 y 40 a partir de trajes y abrigos de vichy en blanco y negro, faldas a media pierna, vestidos rectos de satén, pantalones culotte de piel, capas y abrigos oversize de mohair y tejidos metalizados. Y un complemento estrella: los bolsos diseñados por la modelo Laura Ponte.

La firma Custo Barcelona demostró con su colección que el look deportivo es mejor si se cubre de lujo, sobre todo si incluyen sus chaquetas de chándal metalizadas y sus trikinis asimétricos con hilos de lurex.

Por último, Modesto Lomba, bajo el sello Devota & Lomba, rinde pleitesía a las volantes laterales -tipo "alitas"-, a los pailletes negros, a los tonos pastel y a las siluetas relajadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook