04 de agosto de 2018
04.08.2018

La transformación de Meghan Markle

04.08.2018 | 01:46
Meghan Markle junto a Carlos y Camila en su primera aparición pública tras la boda.

Colores discretos, vestidos largos y escotes castos. Meghan Markle ha rebajado el tono de su indumentaria desde que se casó con el príncipe Enrique de Inglaterra, pero de vez en cuando aflora su estilo pasado. Era una pregunta que muchos se hicieron antes de la boda: ¿encajará en el molde de la familia real esta actriz californiana con estilo?, ¿Imitará la recién nombrada duquesa de Sussex el estilo conservador típicamente inglés asociado a Catalina, la duquesa de Cambridge, esposa de su cuñado el príncipe Guillermo?

"Antes de la boda, Meghan cultivaba un estilo informal californiano que era un guiño a su crianza", asegura Elizabeth Vollman, que administra la página web Meghan's Fashion. "Desde que se convirtió en una duquesa, su estilo ha tenido que evolucionar para adaptarse a su nuevo papel monárquico y ha abandonado el aspecto chic natural por un estilo a medida y recatado, optando por los diseñadores franceses y los tonos neutros", dijo.

Meghan, que protagonizaba la serie televisiva estadounidense sobre abogados Suits, declaró al sitio web Outnet.com el año pasado que como más cómoda se sentía era vistiendo "jeans, bermudas y chancletas". De hecho, en una de sus primeras apariciones públicas junto al príncipe Enrique, en Toronto, en septiembre del año pasado, llevaba un par de vaqueros rasgados y una camisa holgada. Aquello ocurrió hace menos de un año, pero es una eternidad en lo que respecta a la evolución de su moda personal.

Al casarse con el nieto de Isabel II, Meghan Markle pasó a integrar la familia real, una institución cuyas tradiciones dominan la vida de sus miembros, incluso en términos de ropa. "El papel que ha asumido es muy austero, es muy serio", dijo a la BBC la diseñadora de moda Stella McCartney, quien hizo el vestido que Megan llevaba en la recepción vespertina del día de su boda. De la boda, McCartney aseguró: "Creo que fue el último momento en que pudo reflejar su otra cara, la alegría y el ser humano dentro de ella".

Pertenecer a la Casa de los Windsor significa representar a la monarquía en eventos públicos muy seguidos por los medios, lo que no permite ninguna extravagancia. Su primer compromiso público, tres días después de su matrimonio, fue un ejemplo perfecto de las reglas de la familia. En una fiesta de jardín en el palacio de Buckingham, Markle llevaba un largo vestido rosa pálido de Goat, un diseñador británico. Sin embargo, algunos han observado que hay algunos destellos de originalidad que demuestran que no ha renunciado completamente a su independencia. "Ocasionalmente pone a prueba los límites", dijo Vollman, poniendo como ejemplo el vestido sin mangas y con los hombros descubiertos de Carolina Herrera que usó en un desfile militar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine