20 de abril de 2020
20.04.2020
La Opinión de A Coruña
Crisis del coronavirus

Feliciano López, orgulloso de su madre, enfermera e infectada por el Covid-19

El tenista está pasando la cuarentena en su casa de Madrid al lado de su mujer, Sandra Gago

20.04.2020 | 19:22
Feliciano López en un partido con España.

El coronavirus ha afectado a todos los sectores de la sociedad, golpeando con dureza al mundo del deporte y no solo por la cancelación de los eventos deportivos, sino también por duras pérdidas como las de Lorenzo Sanz o la madre de Zidane, entre otras. Ahora ha sido Feliciano López quien ha roto su silencio para desvelar cómo ha afectado a su propia familia.

El famoso tenista ha escrito una carta al periódico 'Abc' en la que ha querido dejar de un lado las raquetas y su gran pasión, para rendir homenaje a su madre, Belén Díaz-Guerra, enfermera de profesión y que se ha contagiado del Covid-19 en su puesto de trabajo.

"Mi madre, enfermera de profesión, que ha superado el Covid-19, gracias a Dios, está deseando volver a su trabajo porque dice que ella ha escogido esa profesión y hacen falta muchas manos en estos momentos en su hospital", ha escrito López, que avala la importante labor de su madre en un hospital de Toledo.

En la misma carta en la que manifiesta que su madre ha tenido que abandonar su puesto de trabajo tras infectarse, Feliciano López también ha desvelado una importante anécdota que le ha marcado en su carrera profesional: "Cuando empecé a competir y perdía un partido, la decepción era tremenda y ella muchas veces me decía: 'Hijo, es un partido de tenis, los dramas de verdad son los que veo yo en el hospital'. ¡Gracias, mamá, por abrirme un poco los ojos! Confieso que en las derrotas más duras esas palabras me han ayudado a relativizar lo que significa perder un partido", confiesa.

Feliciano López está pasando la cuarentena en su casa de Madrid al lado de su mujer, Sandra Gago, aprovechando para descansar de los entrenos y concentrando sus fuerzas en crear un Mutua Madrid Open de tenis virtual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook