Los Reyes promovieron ayer la imagen de Cuenca con un paseo por algunas zonas de su casco histórico y aprovecharon su visita a la ciudad para lanzar un mensaje de apoyo a las entidades dedicadas a la atención de personas con discapacidad.

Felipe VI y doña Letizia hicieron su recorrido por las calles de Cuenca dieciséis años después de que eligieran esta ciudad como primer destino de su viaje de luna de miel. La capital conquense volvió a ser la elegida por los Reyes para su escala en Castilla-La Mancha dentro de la gira autonómica que están realizando una vez finalizado el estado de alarma.

El paseo lo comenzaron a los pies de la catedral, donde fueron recibidos con aplausos de varios grupos de personas, algunas con la bandera de España y que lanzaron varios vivas a España y al Rey. La pareja real respondió con saludos y se dirigió hacia el Museo de Arte Abstracto, el primero de este tipo que abrió sus puertas en España y donde al igual que en el resto de la jornada estuvieron acompañados, entre otras autoridades, por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes; y el alcalde de Cuenca, Darío Dolz.

El museo, en el que han recorrido varias salas, se ubica en el edificio de las emblemáticas Casas Colgadas de Cuenca, pero en esta ocasión los Reyes no se desplazaron después hasta la zona del puente de San Pablo, sobre la Hoz del Huécar y desde donde se contempla la característica fachada de esas casas. Ellos mismos tomaron fotografías de esa fachada cuando hace dieciséis años visitaron Cuenca como primer destino de su luna de miel y se alojaron en el parador nacional, desde donde se contemplan las Casas Colgadas.

A la salida del museo, Felipe VI y la reina Lertizia se acercaron a conversar con otros grupos de personas que les esperaba y charlaron con una vendedora de la ONCE que ofrecía un número cercano al de la fecha de la boda de los Reyes.

Antes de su paseo por el casco histórico de Cuenca, los Reyes manifestaron su apoyo a las asociaciones que han seguido prestando atención durante la pandemia a personas con discapacidad y visitaron una granja escuela que es la sede de Aspadec, entidad dedicada a la atención de personas con discapacidad intelectual.