14 de julio de 2020
14.07.2020
La Opinión de A Coruña

Ana Duato e Imanol Arias, a juicio por delitos fiscales

El juez dicta la apertura de la vista oral contra los actores, que se enfrentan a peticiones de penas de hasta 32 años de cárcel

14.07.2020 | 01:30
Ana Duato e Imanol Arias caracterizados para sus personajes de la serie 'Cuéntame'.

Los protagonistas de 'Cuéntame', Imanol Arias y Ana Duato, deberán sentarse en el banquillo de los acusados por el presunto fraude fiscal que cometieron durante años, según les acusa la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado. La acusación pide penas de hasta 32 años de cárcel y el juez acaba de dictar la apertura del juicio oral

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha dictado auto de apertura de juicio oral contra los actores Ana Duato e Imanol Arias por varios delitos contra la Hacienda Pública en el marco del caso Nummaria, por el que la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado les piden alrededor de 30 años de cárcel. Duato y Arias se sentarán en el banquillo junto a una treintena de personas, incluido uno de los productores de la serie Cuéntame como pasó -Miguel Ángel Bernardeu- y la hermana del actor -Ana Isabel Arias Domínguez-, por haber evadido impuestos presuntamente gracias a la actividad de un despacho de abogados dedicado presuntamente a construir y mantener una estructura jurídico-económica destinada a tal fin.

Anticorrupción reclama para Duato 32 años de cárcel, mientras que Arias se enfrenta a 27 años de prisión. Por su parte, la Abogacía del Estado -que representa a la Agencia Tributaria en el procedimiento-- pide similares penas: 28 años para ambos y multas que suman unos 16 millones de euros.

En el auto de apertura de juicio oral, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2 impone a Duato fianza solidaria junto con otros tres acusados de más de 2,5 millones de euros en orden a la eventual indemnización a la Hacienda Pública por el IRPF defraudado entre 2010 y 2017. En cuanto a Arias, el magistrado le impone también fianza solidaria junto con otros seis acusados por valor de algo más de 2,4 millones de euros por el IRPF dejado de abonar entre los años 2010 y 2015.

El juez Moreno concluyó que el despacho Nummaria creó una estructura de sociedades "cuya única finalidad era la de evitar la tributación de los ingresos generados por su actividad profesional y mantener oculto el patrimonio acumulado de los beneficios que ésta les generó".

El escrito de acusación del Ministerio Público se dirige también contra cuatro entidades como responsables civiles y coloca en el centro de la trama para evadir impuestos al propietario del despacho Fernando Peña.

Según Anticorrupción, Peña, "con el fin de evitar que las actividades ilícitas que realizaba bajo la cobertura de la asesoría fiscal fueran detectadas", creó un entramado de sociedades españolas a la par que controlaba múltiples sociedades en Inglaterra, Costa Rica, Canadá, Uruguay o Luxemburgo.

Esas sociedades -en número superior a 200- eran empleadas "tanto para facilitar la opacidad de las operaciones del despacho Nummaria, como para entregarlas a los clientes que deseaban emplearlas para la realización de las actividades ilícitas" investigadas en la causa.

Esa opacidad era buscada tanto frente a la Hacienda Pública como frente a otras terceras personas físicas y jurídicas que ostentaban algún derecho de crédito contra los encausados. "Los integrantes del despacho eran conscientes de que esas estructuras iban a ser utilizadas para realizar actividades delictivas", recuerda el Ministerio Público en su escrito.

Un documento en el que añade que las estructuras societarias creadas eran prácticamente idénticas para todos los clientes afectados del bufete Nummaria y la finalidad de las mismas en la mayor parte de los casos era evitar la tributación por el Impuesto de Sociedades o el IVA de las sociedades operativas españolas o, en el caso de las personas físicas, por el IRPF.

En concreto, para el actor Imanol Arias, Nummaria creó supuestamente una estructura que le permitió ocultar al fisco parte de sus rentas, principalmente procedentes de su participación en la serie Cuéntame cómo pasó. De acuerdo con el escrito de Anticorrupción, las cuotas presuntamente defraudadas en su IRPF ascenderían a 2,7 millones. Por este motivo, al actor se le imputan en total seis delitos contra la Hacienda Pública.

Por su parte, según el escrito de Fiscalía, la actriz Ana Duato defraudó la cantidad de 1,9 millones de euros a Hacienda, y se le imputan siete delitos fiscales relacionados también con el IRPF.

En cuanto al cerebro del entramado, Fernando Peña, habría defraudado 15,7 millones de euros, y la Fiscalía le acusa de 68 delitos por los que se le piden 298 años y nueve meses de prisión. Entre esos delitos se haya el de organización criminal, estafa procesal, un delito de falsedad de documento mercantil, dos delitos de insolvencia y decenas contra la Hacienda Pública.

Según Anticorrupción, para controlar el sistema que permitía a clientes como Arias y Duato defraudar el pago de impuestos, el responsable de Nummaria contó con su hijo Pedro Ángel Peña Bello y los jefes de departamento José Luis Álvarez García (fiscal), Pedro Mena Regodón (contable) y Francisco Javier Gómez Gutiérrez (jurídico), quienes, de acuerdo a lo instruido, "actúan coordinadamente bajo la jefatura de Fernando Peña y con reparto entre ellos de funciones, manteniendo su ilícita actividad de forma permanente al menos desde el año 2005".

Según recuerda el juez en el auto dictado en junio, una vez que los acusados presenten sus escritos de defensa, la causa se elevará a la Sala de lo Penal para el señalamiento del juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook