24 de septiembre de 2020
24.09.2020
La Opinión de A Coruña

El regreso musical e íntimo de Pablo Alborán

El artista malagueño habla de su nuevo disco, 'Vértigo', y de su vida en la revista 'GQ' - Se define como "un tío normal", que se ríe "de todo" y le apetece "pasarlo bien"

24.09.2020 | 01:31
Se cumple ahora una década de la publicación de 'Solamente tú', la canción que lo catapultó a la fama

Pablo Alborán acaba de conceder una entrevista a la revista GQ en la que habla sobre cómo es esta nueva etapa después de que hiciera público, el pasado 17 de junio, que es gay a través de un vídeo en Instagram. También aborda las claves de su nuevo trabajo, del que llega como adelanto el tema Si hubieras querido.

Sobre su salida del armario -resumido en un "Estoy aquí para contaros que soy homosexual, que no pasa nada, y que la vida sigue igual", una frase ya icónica-, explica: "No fue una decisión muy pensada. Fue un fin de semana que tuve que subir a Madrid por trabajo, vi cómo estaba la ciudad, vi mi casa vacía... lo que todo el mundo ha vivido en algún momento estos últimos meses, creo, ese sentimiento apocalíptico de que todo se va al garete. De repente dije: 'Yo quiero construir también'. Y aunque yo he vivido y he tenido mis parejas, no quería que si el día de mañana tengo hijos, o me caso, o lo que sea, la sensación fuera la de una pillada. Quería darle normalidad porque yo en mi vida siempre se la he dado", asegura el cantante en la publicación, de la que es también portada.

El cantautor malagueño, de 31 años, se define como "un tío normal, que se ríe de todo, que le apetece pasarlo bien. Y ahora además puedo mirar a la gente y decir: 'Este soy yo'". También se defiende de las críticas recibidas por el paso dado durante este verano, que las hubo.

"He escuchado que era una estrategia de marketing, lo cual es el colmo. He escuchado también que tenía un coach que me preparó para hacerlo... Han dicho de todo: que si había amenazas, que si había una pillada... pero de verdad ¡es que no hay nada! Yo mi vida la he vivido siempre normal. De hecho, mis canciones no tienen género desde hace muchísimos años, pero porque yo entiendo la música de otra manera, no tiene que ver con si te gustan los hombres o las mujeres, es una forma de entender el amor. Para mí es importante que se sienta identificado todo el mundo", reconoce el artista .

Alborán asegura haber recibido también, además de las palabras alentadoras de muchos de sus compañeros músicos, muchos mensajes anónimos dándole las gracias por su gesto. "He recibido un aluvión de amor y de historias que te juro que no imaginaba. De madres que hablaban con sus hijos gracias al vídeo, de hijos que le enseñaban el vídeo a sus padres y solo con verlo ya no tenían nada más que decir... tengo la piel de gallina cuando lo recuerdo. Una chica me escribió y me dijo que se había enamorado de su mejor amiga y no sabía cómo decirlo. Me contó que hablaron de mi vídeo, ella sonrió, le miró y entonces entendió que sentían lo mismo. Es algo muy bonito", apunta Alborán.

El artista recuerda también esta semana en un tuit que se cumplen diez años de la publicación de Solamente tú, la canción y el disco que le catapultaron a la fama en el mundo de la música.

Su próximo trabajo discográfico, del que está adelantando imágenes en blanco y negro en sus respectivas redes sociales, lo ha titulado Vértigo. Explica la elección del título "porque es la sensación más viva que podemos tener. Le deseo a todo el mundo que sienta vértigo alguna vez en su vida porque puede provocar cosas maravillosas". Afirma que su discográfica le ha dado total libertad y asegura que en estos meses raros le ha dado un giro al trabajo previo y componer y trabajar las melodías ha sido una especie de terapia "para el que lo hace y para quien lo escucha". "Para desahogarme de amores del pasado o para desear cosas positivas para mí y los demás. Es todo al revés de como lo venía haciendo hasta ahora. La voz está como si te la estuviera cantando justo delante, no hay casi tratamiento, todo más cercano", expresa el cantante Alborán en la intimidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook