Alain Delon irradiaba una belleza insolente que atrajo a espectadores, directores y mujeres -muchas mujeres- en casi 100 películas. Alejado de los focos con un silencio mediático que rompe de forma puntual en las redes sociales, cumple hoy 85 años. Su última aparición pública se remonta al Festival de Cannes de 2019, un certamen en el que había presentado en competición Il Gattopardo (1963), Nouvelle Vague (1990) o Le retour de Casanova (1992), pero donde su único premio fue esa Palma de Oro de Honor por su trayectoria. Su recibimiento puso en evidencia las diferentes aristas de la persona y el personaje, tan venerado por el séptimo arte como criticado por asociaciones feministas debido a declaraciones y comportamientos tachados de homófobos y misóginos.