Tras su detención y posterior puesta en libertad por su presunta implicación en un caso de tráfico de drogas, Rafael Amargo continúa en el ojo del huracán. El bailarín ha tenido que salir al paso de las declaraciones de dos supuestas exparejas en el programa Sálvame de Telecinco, en las que definían al artista como ególatra, egoísta, adicto, de carácter violento y con una desmedida afición a gastar dinero. “No son ex, ni la mitad, ni ninguno. Os lo inventáis todo. Dejáis ganar minutos de televisión con gente que es mentira, que yo no he estado. La gente que ha estado conmigo y me quiere de verdad... eso es mentira. Esas personas son unas mentirosas, no se les puede dar ni un minuto de fama en televisión”, declaraba Amargo en un velada crítica a ciertos medios. Asegurando que “a la mitad ni los conozco”, desmentía haber organizado fiestas con sexo, drogas y alcohol.