Murió en 1989 y su figura permanece en el imaginario, aunque sea con un manto de silencio que ha abocado a años de trabajo “por la visibilización de su figura”. Fernando Fernández Rego es el autor de su biografía y habla de Andrés Dobarro, el cantante gallego del que ayer se destapó un disco inédito.

Un trabajo, cuenta el escritor a Efe, que quedó “perdido” tras ser grabado a inicios de los años 80, cuando concluyó su “periplo por México”, y que ahora estrena su hija. Andrea Lapique, descendiente de quien realmente se llamó Andrés Lapique Dobarro, comparece en el centro cívico de Canido, el barrio alto ferrolano, germen de movimientos culturales y donde el autor tiene una calle en su recuerdo. “Apareció una cinta con cinco canciones inéditas que encontró su hija”, estima su biógrafo sobre una idea que toma forma como doble vinilo y doble cedé.

Fernández Rego apunta que la edición incorpora “todas las grabaciones de Belter”, una de las discográficas en las que trabajó Dobarro, cuando se cumple medio siglo de la publicación de su primer álbum. Poseedor de “cuatro números uno en dictadura cantando en gallego”, quien hizo famosos temas como “O tren” pasa por ser, a su juicio, “un icono pop”.