La Berlinale ha aplazado su edición presencial a junio de 2021 debido a la pandemia de coronavirus y la edición prevista para febrero de ese mismo año será finalmente un encuentro digital restringido al sector del cine, tal y como ha señalado la organización.

El festival ha resaltado la importancia de poder asistir a las funciones físicamente y “la situación actual no permite hacerlo en febrero”, destacó ayer la gerente Mariette Rissenbeek. “Con el cambio de formato del festival en 2021 tenemos la posibilidad de proteger la salud de todos los invitados y apoyar un nuevo inicio para el sector del cine”, ha señalado la Berlinale. La idea es que el festival en el verano se celebre en cines y también al aire libre”, añadió.