Hace un par de años, Chris Martin, líder de Coldplay, anunció que la banda británica no saldría de gira mientras no encontraran un modo de hacerlo no solo sostenible, sino también beneficioso para el medio ambiente. Ese momento ha llegado, o, al menos, a medias. “Estamos al 50% de donde queremos”, aseguró Martin al mismo periodista, Colin Paterson, y al mismo medio, BBC, al que en 2019 realizó esa promesa ecologista. El tour de Music of the spheres, álbum que salió ayer al mercado, comenzará el 18 de marzo en San José (Costa Rica) y terminará en Río de Janeiro (Brasil) el 10 de septiembre. De momento no hay fechas de actuaciones en España. En sus conciertos, aseguran, reducirán en un 50% las emisiones de dióxido de carbono.

¿Cómo lo han logrado? El grupo trabajó con la marca automovilística BMW para desarrollar una batería que se carga por medio de aceite de cocina reciclado, energía solar y movimiento. “Dos áreas del público tienen suelo cinético —ha explicado Martin a la BBC—. Cuando la gente se mueve suministra energía al concierto. Cuando les digo que necesito que salten arriba y abajo es de verdad, porque si no lo hacen se apagan las luces”.

Esa colaboración ecofriendly con BMW es el motivo por el que el grupo cedió su canción Higher power para el anuncio de un modelo eléctrico de la marca alemana. “Juramos durante años que nunca haríamos un anuncio de coches. Sin esas baterías esto no sería posible, por eso hicimos el anuncio de coches”, se justifica el músico.

Preguntado por las probables acusaciones de hipocresía hacia el grupo, que seguirá viajando en avión privado, Chris Martin se muestra resignado: “No me importan las críticas en absoluto —responde a Paterson—. Hemos hecho lo que hemos podido y no es perfecto. Siempre llevamos críticas por todo. Si nos critican por volar tienen razón. A veces las críticas conducen a mejoras”. Martin admite también que el público consumirá energía para ir a los conciertos. Esto se compensará plantando un árbol por cada entrada vendida.

En cuanto a Music of the spheres, marca distancias con el introspectivo Everyday life (2019), y pretende “inyectar color, diversión y positividad en la música. Es color y energía”, según explicó el batería de Coldplay, Will Champion.

Con 25 años de trayectoria, Coldplay es uno de los pocos grupos de pop internacionales que llena grandes estadios y se considera uno de los principales objetivos para el Xacobeo.