El actor estadounidense James Michael Tyler, que dio vida a Gunther en la popular serie Friends, que gozó de enorme popularidad en España y en todo el mundo, falleció a los 59 años víctima de un cáncer de próstata. La cuenta oficial en Twitter de la telecomedia estadounidense más famosa de la historia de la televisión ha confirmado el fallecimiento de Tyler, al que consideró “parte integral” de la serie.

“Si lo conociste una vez, hiciste un amigo para toda la vida. Deja viuda a su esposa, Jennifer Carno, el amor de su vida”, anunció el manager del actor en un comunicado hecho público.

“Quiso ayudar a tantas personas como le fue posible, compartió valientemente su historia y se convirtió en un activista para que los hombres se hagan un análisis de sangre a partir de los 40 años” para detectar la enfermedad, añade en el comunicado.

Tyler encarnaba a Gunther, el encargado de la cafetería Central Perk en la que se reunían los seis protagonistas de la ficción.

En la producción daba vida a un hombre tímido que vivía en secreto su amor por Rachel Green, el personaje que interpretaba Jennifer Aniston.

El desaparecido actor era uno de los cientos de extras que participaron en el casting inicial de la serie, y se le asignó el papel de encargado del bar porque sabía manejar la máquina de café.

James Michael Tyler participó en las diez temporadas (de los años 1994 a 2004) de la serie y se convirtió en uno de los personajes más queridos por los seguidores, a los que les encantaba su aire de seriedad y su devoción por Rachel.

Además de en Friends, Tyler participó en series como Episodes, Modern Music, Shoot Me!, Sabrina, The Teenage Witch, Scrubs, Anger Management y en el programa de televisión Iron Chef America.

En el cine, intervino en varias películas como Jason’s Big Problem y 50/50.

El pasado mes de mayo, Tyler hizo una corta aparición en una reunión especial de Friends a través de videollamada.

En el programa el actor comentó: “Fueron los 10 años más memorables de mi vida, honestamente. Todos estos chicos fueron fantásticos y fue un placer trabajar con ellos. Me sentí muy, muy especial”.

A pesar de su enfermedad, Tyler continuó trabajando y protagonizó dos cortometrajes The Gesture and the Word y Processing, con los que ganó premios al mejor actor en algunos festivales de cine.