Desconcierto, dolor y duelo entre los familiares y amigos de Christy Giles, modelo y aspirante a actriz de 24 años de edad que apareció el pasado sábado muerta, tirada en una acera frente a las puertas de un hospital de la ciudad de Culver City, en California (EEUU).

Según relató entre lágrimas su propio marido, Jan Cilliers, quien se encontraba en el momento de los hechos en San Francisco visitando a su padre mientras ella se quedó en Los Ángeles, todo se produjo después de que el viernes, 12 de noviembre, saliese de fiesta con unas amigas. Tras esa noche, pasadas doce horas desde la última vez que supieron de ella, su cuerpo apareció a las cinco de la tarde del sábado en la acera frente al Southern California Hospital, donde confirmaron la muerte.

Un vídeo registró el instante en que varios hombres que viajaban en un vehículo sin matrícula dejaron allí su cuerpo. Solo dos horas más tarde, una de las amigas con las que salió de fiesta, Hilda Marcela Cabrales-Arzola, apareció también a las puertas de otro hospital, en estado crítico, intoxicada o drogada.

Según la investigación preliminar de la Policía de Los Ángeles la modelo murió por una posible sobredosis, una versión en la que no cree el marido de la modelo. “Supongo que encontraron heroína en el cuerpo de Marcela, una sustancia que ninguna de las dos hubiese consumido de forma voluntaria”, apuntó.