Ganadora de un Óscar por El paciente inglés y musa del cine de autor europeo, la actriz francesa Juliette Binoche, que ayer recogió el primer Premio Donostia del 70 Festival de San Sebastián, aseguró que es importante “saber decir no” para no entrar en un sistema “machista”.

En la rueda de prensa previa a la recepción de ese premio honorífico por toda su carrera, Binoche se declaró “afortunada” por no haber sufrido situaciones especialmente machistas en la industria del cine.

“Sé que hay mujeres que lo sufren, quizá en un cine más estereotipado, pero hay que saber rechazar ese cine; a mí me han ofrecido, en el cine americano, papeles de mujer de, de mujer objeto, y he dicho que no”, señaló.

“Es importante saber decir que no para que no entrar en un sistema... hay que ver lo nuevo de una misma, saltar a lo desconocido, ya no estamos en unos códigos machistas, yo fui educada en la dependencia y por suerte lo detecté muy temprano”, aseguró.

Leos Carax, Abbas Kiarostami, Olivier Assayas, Krzysztof Kieślowski, Micheal Haneke o David Cronenberg forman parte de la lustrosa nómina de cineastas con los que Binoche ha trabajado, además de Claire Denis, la directora de Fuego, una de las dos películas que presenta en San Sebastián.

Basada en una novela de Christine Angot, la actriz francesa da vida a una mujer enamorada cuya estabilidad se desmorona cuando aparece un antiguo amante a quien sigue deseando fervientemente.

Al ser preguntada por las escenas más íntimas respondió que “envejecer ante la cámara es un reto que te obliga a ser auténtica y olvidar ideas preconcebidas”.

Juliette Binoche se declaró ilusionada por recibir el Premio Donostia de manos de Isabel Coixet, quien la dirigió en Nadie quiere la noche (2015).