Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Tamara Falcó, del ‘hackeo’ del móvil al “veo imposible” volver

‘¡Hola!’ aporta nuevos detalles sobre la situación de Tamara e Íñigo

Tamara Falcó. // JOSÉ OLIVA / EUROPA PRESS

Cesta de la compra aparte, en las tertulias no se habla de otra cosa. Si hasta los periodistas y gráficos reunidos el martes por la tarde en el Teatro Real de Madrid para ver y escuchar a Tamara Falcó en el photocall (más de 20 medios) de un acto promocional rompieron a aplaudir por su valentía y por la forma en que ha dado la cara.

Ayer llegaba también la certificación de la ruptura de la marquesa de Griñón e Íñigo Onieva en la sacrosanta ¡Hola!, con mirada seria en la portada —qué acertado su estilismo empoderado en su aparición en el Real— y resumen de lo que está dando sí la jugada, que para quien no esté familiarizado les hacemos un resumen.

El pasado jueves, 22 de septiembre, Tamara, hija de Isabel Preysler, anunciaba dichosa en Instagram que estaba finalmente prometida y lo hacía mentando hasta la Biblia. Pero el fin de semana veía cómo se filtraban unos vídeos de su hasta entonces pareja, Íñigo Onieva, besándose con otra, supuestamente tres semanas antes, en la última edición de Burning Man, un macroevento musical celebrado en el desierto de Nevada (EEUU). Aunque él se lo negó varias veces, como Judas, luego admitió, vía comunicado, que sí, que había engañado a su prometida y le pedía disculpas públicamente. A ella y a su familia.

Los rumores de infidelidades por parte del empresario de la noche comenzaron desde el inicio de la relación, hace casi dos años. Finalmente, se confirmaron justo cuando la hija de Isabel Preysler mostraba su anillo de compromiso: “Una sortija abierta en oro blanco, con tres diamantes de talla pera engarzados, de 0,30 quilates cada uno: 14.500 euros”, que lució en El hormiguero y que ya no lleva.

Según cuenta la revista, la aristócrata recibió las imágenes la misma tarde del jueves 22, en varios grupos de chat con amigos. También le llegaron a Isabel Preysler por otras fuentes. Terminado El hormiguero, Tamara habló con su novio en busca de respuestas. Íñigo negó tajantemente, y ella, enamorada, le creyó.

Todos sus contactos

Tamara dudó si asistir o no a una boda que tenía prevista para esa tarde [del viernes] a las afueras de Madrid. Volvió a hablar con Íñigo y fue. Avisó a los novios de que iría acompañada del empresario. Según ¡Hola! mientras Tamara se arreglaba para acudir al enlace, le fue hackeado su teléfono móvil. Y no solo eso, ya que compartieron el comprometido vídeo de Íñigo en su estado de WhatsApp. “Ella no se enteró de lo acontecido hasta que su equipo pudo avisarla. A continuación, la hija de Isabel Preysler trató de borrar la publicación y, al no conseguirlo, tuvo que borrar la aplicación de WhatsApp de su dispositivo móvil”. Pero sus contactos ya habían visto el vídeo con el beso incluido, que por entonces Onieva aseguraba que se trataba de una vieja grabación, de 2019. Imposible, en la grabación sonaba música recién lanzada al mercado y se ve un juego de luces que no existía antes del COVID. Aquello olía a mentira.

Desde la ruptura definitiva, el sábado, Tamara decide trasladarse a casa de su madre, en Puerta de Hierro. Además, su hermana Ana Boyer vuela desde Catar —donde reside con su marido, el tenista Fernando Verdasco— para estar con ella. Es un cónclave de mujeres, puesto que el escritor Mario Vargas Llosa se encuentra en Perú. También la apoya su primo Álvaro Castillejo Preysler, entre otros.

Otros vídeos comprometidos

Cuenta ¡Hola! que Íñigo desconoce quién es la persona que ha destapado esta infidelidad (el grupo de amigos que lo acompañó a Burning Man era muy muy reducido). “Esta situación le ha dejado también en una situación complicada a nivel laboral —explica la revista—. No hay que olvidar que, además de ser socio de una discoteca en Madrid y de llevar un peso importante en sus relaciones públicas, Onieva trabaja para Mabel Hospitality, empresa de Abel Matutes Jr. y Rafael Nadal, donde se encarga de desarrollar los restaurantes Tatel y otros negocios”.

Según la publicación, el entorno del empresario asegura que “Íñigo está en conversaciones con su equipo jurídico: que haya cometido una infidelidad no significa que vaya a permitir que se vulnere su derecho a la intimidad. Con ello trata de parar la difusión de nuevas imágenes con otras chicas, tomadas, supuestamente, durante su noviazgo con Tamara”. Telecinco ha emitido estos días unos cuantos vídeos en este sentido.

A todo esto, no habrá perdón, como el entorno de él habría dejado caer al principio. “Ella, como cristiana, perdonará a Íñigo, pero tiene claro que, como mujer, no lo hará”, aseguran los amigos de la marquesa a la revista. Ella, en su aparición estelar en el Teatro Real, lo dejó meridianamente claro: “Si yo hubiera sabido un poquito de todo esto, no habríamos llegado hasta este punto. Estoy contenta porque confío en Dios y si esto ha pasado es por algo. Veo imposible volver con Íñigo. Para los cuernos soy muy cuadriculada”.

Compartir el artículo

stats