Cristina Pedroche es una mujer de armas tomar, y como tal, no se ha callado ante uno de los miles de comentarios que recibe todos los días en redes sociales. Su tajante respuesta, ya con más de 7000 “Me gusta” refleja todo lo que está mal a la hora de opinar sobre los demás.

El polémico comentario ha venido de manos de una seguidora, sobre un bodi transparente repleto de brillante pedrería que lució la presentadora de Vallecas en Zapeando y en sus redes sociales. ¿Qué contestó Cristina Pedroche a esto?

El comentario que colmó el vaso de Cristina Pedroche

Aunque la colaboradora de La Sexta recibe a diario comentarios de personas que la admiran, entre medias siempre se cuela alguno de alguien a quien parece no gustarle sus actitudes.

Con un “Los viernes me vengo arriba” como pie de foto, Cristina celebraba la llegada del fin de semana presumiendo de look, algo que no pareció sentarle nada bien a una de sus seguidoras, según podemos juzgar gracias a que la propia Pedroche compartió su mensaje.

“Os juro que a veces se me quitan las ganas de leer los mensajes. Me parece bastante triste que una persona sea capaz de decirme (a mí o a cualquier mujer) todo esto. En fin… Todavía queda mucho por hacer” ha asegurado Cristina en una publicación que ya ha eliminado de su perfil en Twitter.

Tras hacer esta publicación, la madrileña no dejó de recibir comentarios alabando su tajante respuesta. De hecho, su tweet superó los 7000 “Me gusta” en cuestión de pocas horas, pero ¿qué desencadenó la reacción de Cristina Pedroche?

En concreto, una crítica de una seguidora, quien respondió a la historia de la colaboradora de La Sexta diciendo que su foto le parecía una “aberración”.

“Personas como tú hacen que los hombres nos traten como deseo sexual. No queremos violaciones, no queremos piropos obscenos, nos manifestamos contra la no violación, pero ante estas actitudes no nos respetan y no me extrañan”, seguido de “como tú hay muchas, pero al ser un personaje público no incites a las mujeres a ser así” era el comentario que colmó la paciencia de Cristina Pedroche.