Una asistente de la familia real británica dejó su cargo después de hacer comentarios “inaceptables y profundamente lamentables” sobre la raza y la nacionalidad a una mujer en una recepción en el Palacio de Buckingham, según informó la Casa Real británica el pasado miércoles. Ngozi Fulani, que nació en Gran Bretaña y trabaja para un grupo de apoyo a la violencia doméstica, escribió en Twitter que el asistente real le había preguntado repetidamente: “¿De qué parte de África eres?” cuando asistió a un evento organizado por Camila, la reina consorte, el martes. “Nos tomamos este incidente extremadamente en serio y hemos investigado de inmediato para establecer todos los detalles. En este caso, se han hecho comentarios inaceptables y profundamente lamentables”, dijo un portavoz del Palacio de Buckingham en un comunicado.

El portavoz real afirmó también que la persona en cuestión, a la que Fulani se refiere como Lady SH, quería disculparse por el daño causado y había dimitido de su cargo honorario con efecto inmediato. Ni Fulani ni Buckingham identificaron a la asistente en cuestión.

Los medios británicos afirman que se trata de lady Susan Hussey, la madrina de 83 años del hijo y heredero de Carlos, el príncipe Guillermo, que se mostró profundamente decepcionado al enterarse del incidente. “El racismo no tiene cabida en nuestra sociedad”, dijo el portavoz. “Los comentarios fueron inaceptables, y es correcto que el individuo se haya hecho a un lado con efecto inmediato”, señaló.