Aquellos que disfrutan con el culebrón de Meghan Markle y el príncipe Enrique de Inglaterra están de enhorabuena. Mañana llega a Netflix el primer volumen con tres episodios sobre “la verdad” de los duques de Sussex, es decir, su salida con portazo de la corona británica y su nueva vida en Los Ángeles, con varios éxitos en programas en prime time, como la entrevista a Oprah Winfrey. Una semana después, el 15, se estrenarán otra tanda de tres capítulos más. La plataforma ha dado a conocer dos avances con acusaciones potencialmente explosivas del hijo de Carlos III y su esposa sobre lo que les llevó a abandonar sus funciones monárquicas en 2020 e irse a vivir, primero a Canadá y después a la costa californiana.

El beso de Enrique y Meghan en Buckingham, uno de los momentos espinosos del documental.  | // HARRY & MEGAN

El beso de Enrique y Meghan en Buckingham, uno de los momentos espinosos del documental. | // HARRY & MEGAN laura estirado

La docuserie, Harry & Meghan, agravará aún más la tensa relación de los Sussex con Buckingham. En ella se abordan los altibajos de la historia de amor de la pareja, y de ambos con el resto de miembros de la familia real. “Es realmente difícil mirar hacia atrás ahora y decir: ¿Qué diablos pasó?”, dice Enrique.

La polémica está servida incluso antes del estreno, como señalan los tabloides británicos. The Thelegraph critica que Meghan, de 41 años, y Harry, de 38, se han saltado el protocolo al usar sin permiso una imagen en una sala de Buckingham poco antes de abandonar sus obligaciones reales cuando la norma dicta que las fotos del interior del palacio necesitan el consentimiento expreso del monarca para tomarse y difundirse (en su caso, debería haberlo otorgado Isabel II). El Daily Mail apunta el uso torticero de otra foto para hablar del acoso mediático a los duques. Es una imagen en la que aparecen rodeados de fotógrafos y se escucha la voz del príncipe diciendo: “Tuve que hacer todo lo posible para proteger a mi familia”. La imagen corresponde en realidad al estreno de la última película de la saga de Harry Potter, en Londres en 2011, cuando ni se conocían.

Y hay más revelaciones. Un tráiler muestra las imágenes del día del anuncio del compromiso del príncipe Enrique con Meghan, en noviembre de 2017, al que le siguen un vídeo con una de sus primeras apariciones reales. Se oye a un reportero decir: “¡Se está convirtiendo en una estrella de rock real!”, mientras la cámara avanzaba rápidamente hacia su beso fuera de la capilla de San Jorge el día de su boda, en mayo de 2018. Luego, muestra a la pareja dirigiéndose a una de sus entrevistas con los equipos de Netflix para el documental. “Y luego —dice Meghan mientras chasquea los dedos ante la mirada de su marido— todo cambió”. Y la pareja comienza a hablar del “maltrato” de Meghan por parte de los medios y las tensiones en aumento en el seno de la familia real.

Enrique protesta ante la estricta estructura de la Firma —apelativo con el que algunos miembros de la casa real británica se refieren a la corona— mientras la docuserie muestra una foto de la familia real en el balcón de Buckingham en la fiesta del Trooping the Colour en 2019. El duque y la duquesa de Sussex, en segunda fila, separados de Isabel II por el príncipe Andrés, y lejos de los puestos del príncipe Guillermo y su esposa, Kate Middleton, y sus tres hijos. En el tráiler, Enrique, que el 10 de enero publicará sus memorias aprovecha para ahondar y decir que no solo hay una jerarquía interna, sino que también “hay filtraciones de historias”, en referencia a las imágenes robadas en las que se ve a Enrique y Meghan con su hijo Archie, que ahora tiene 3 años, en su gira por África, cuando era bebé.

En otro momento, el príncipe hace una comparación desgarradora entre el foco mediático que tuvo que soportar su esposa en Reino Unido y el trato que recibió su difunta madre, la princesa Diana. “El dolor y el sufrimiento de las mujeres que se casan en esta institución”, asegura Enrique, mientras se ven imágenes de Lady Di y de su esposa seguidas por los paparazzi, así como de periódicos imprimiéndose a gran velocidad. “Estaba aterrorizado. No quería que la historia se repitiera”, agrega el duque. En otro momento es Meghan la que dice: “Me di cuenta de que nunca te protegerán”, refiriéndose a la familia real y su corte.