El colectivo ruso feminista Pussy Riot, que ya ha sufrido penas de cárcel por sus mensajes provocativos a favor de los derechos LGBT, el feminismo, la libertad de expresión y en contra de la represión en Rusia, eligió la pasada jornada de Nochebuena para protestar de nuevo contra la guerra en Ucrania. Esta vez lanzaron un vídeo musical con la puesta en escena de lo que ellas definen como su “declaración contra la guerra” que inició Putin en Ucrania en a finales del mes de febrero. “Desde el comienzo de la guerra, el 24 de febrero, se introdujo la censura militar en Rusia. Está prohibido llamar guerra a una guerra, están prohibidas las publicaciones de materiales sobre la guerra que no hayan sido verificados por el Kremlin”, dicen las activistas en un comunicado. El videoclip acaba con una de las Pussy Riot orinando sobre un retrato de Putin. “¡Vete al diablo, te diremos la verdad!”, agregan las intérpretes de punk-rock, que protestan a ritmo de rap, en un tema que simboliza su “ira, indignación y disconformidad”, como “un grito desesperado de reproche contra los sanguinarios títeres de Putin, dirigidos por un verdadero monstruo caníbal”.