Premio para el talento gallego en la Fashion Week

Lorena Guitián se hace con el galardón L´Oréal a mejor modelo y la diseñadora Sabela Juncal gana el concurso Mó de EGO

Sabela Juncal colaborará con Multiópticas.   | // FOTO CEDIDA POR MÓ.

Sabela Juncal colaborará con Multiópticas. | // FOTO CEDIDA POR MÓ. / mar mato

mar mato

La edición número 77 de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid se cerró con dos recompensas para el talento gallego. Por un lado, la modelo ourensana afincada en A Coruña Lorena Guitián se hizo con el premio L´Oréal a mejor modelo mientras que la diseñadora pontevedresa Sabela Juncal ganó el concurso Mó New Talent Allianz EGO.

Guitián con modelo de Jorge V.   | // FOTO CEDIDA POR MBFWM

Guitián con modelo de Jorge V. | // FOTO CEDIDA POR MBFWM / mar mato

Esta última, con este reconocimiento, podrá crear su propia colección cápsula Mó de la firma de gafas Multiópticas, para quienes ya han diseñado creadoras como Teresa Helbig, Avellaneda o Palomo.

Lorena, con modelo de Claro Cou.   | // FOTO CEDIDA POR MBFWM

Lorena, con modelo de Claro Cou. | // FOTO CEDIDA POR MBFWM / mar mato

“Estoy muy contenta, es una oportunidad poder hacer ese producto que solo yo no podría realizar”, señalaba ayer a Juncal —formada en Esdemga— quien también admitió que fue “emocionante” ver su colección sobre la pasarela EGO el pasado fin de semana.

Estilismo de Sabela Juncal para la pasarela EGO.   | // EFE

Estilismo de Sabela Juncal para la pasarela EGO. | // EFE / mar mato

Por su parte, Lorena Guitián —cuyo debut en la Fashion Week de Madrid fue en 2020—, que ya ha participado en desfiles de Dior, Valentino o Saint Laurent, se mostró “feliz” con el reconocimiento en la pasarela madrileña. Este le llega tras participar en la colección crucero de Dior en Sevilla. “Me hizo mucha ilusión, me alegró”, señaló la arquitecta por este último desfile.

Reconoció que “nunca se me había pasado por la cabeza de niña ser modelo. Lo veía imposible” para añadir que “todas las modelos esperamos dar un pelotazo pero eso solo lo consiguen unas pocas; a mí me gustaría vivir de esto tranquilamente. He descubierto que lo más difícil en este mundo es mantener la calma. Esto es como una montaña rusa. Nos avisan de los trabajos con un día o dos de antelación. Después se cancelan; siempre tienes que tener la maleta preparada. Eso causa mucho estrés. Semanas como las Fashion Week son ansiedad pura. Lo ideal es mantener la calma”.

Respecto a sus comienzos, recordó que en la agencia de modelos View Model Management le enseñaron a desfilar, y que ahora reside en A Coruña siempre con “la maleta preparada para marchar” por trabajo o para visitar a la familia en Valdeorras.

“Cada vez que puedo voy, también viajo a Barcelona a ver a mi primo o a Madrid a ver a amigos. Cuando veo que no tengo plan un fin de semana, cojo el tren y voy a ver a mis padres una vez cada mes y medio”, explica una persona que a lo que más le gusta de la región ourensana es “que te pones a caminar y en cinco minutos estás en el monte. A mí, me gusta pasear por el bosque. Caminar me ayuda a desconectar”.

Respecto al sueño de vivir en el extranjero, confesó que “en meses” se irá a vivir a Nueva York. “Voy a probar en el mercado estadounidense a ver qué tal. Yo tengo ganas de probar a ver qué tal me va. Al final es el camino que hacen todas las modelos que acaban en Nueva York para cerrar el circuito de la moda. En el futuro, me gustaría ir a Japón pero quién sabe. Este mundo es muy incierto”.

Respecto a Japón, indicó que “no forma parte del circuito pero a mí me llama la atención la cultura japonesa y hay bastante trabajo en moda”.

En cuanto a mantener la línea, reconoció que “me tengo que cuidar, tengo 28 años. Hago ejercicio intentando hacer trabajo de fuerza que es bueno para los huesos. Hago hora y media, dos horas”.

Respecto a los retoques faciales para parecerse a un avatar indicó que “me da igual, cada uno que haga lo que quiera. A mí me gusta verme natural. Cuando me maquillan me veo extraña. Me gusta ir con la cara lavada. En cuanto a los retoques no tengo la necesidad. En el futuro, puede que sí, puede que no, no tengo prejuicios”.