La cantante hispano-cubana Chanel publica su segunda canción, la bachata electrónica a dúo con Abraham Mateo Clavaíto, tras el éxito en Eurovisión 2022 con SloMo y de animar a España en Catar con Toke. Además, anuncia su primer disco para este año. “Cuando decían que estaba desaparecida, en realidad estaba en el estudio trabajando”, asegura la artista, que mañana no estará en Liverpool animando a Blanca Paloma en el festival.

Han pasado siete meses desde Toke. ¿Por qué tanto tiempo?

Después de Eurovisión tenía claro que quería descubrir quién soy yo como artista, tras haber estado muchos años interpretando personajes. Y esto lleva su tiempo. Ahora todo va rápido, los artistas sacan singles continuamente y me parece bien, pero yo necesitaba construirme para no terminar siendo un producto ficticio. Lo mío es una escudella a fuego lento, como las de las yayas.

Criticamos a las discográficas por no tener paciencia con los artistas ni pensar a largo plazo y, cuando sí lo hacen, nos preguntamos “qué demonios estará haciendo esta chica”.

Ya, es que como Eurovisión fue una locura, y un producto cerrado, la gente pensó que lo mío ya estaba hecho. Pero aquello era para Eurovisión. Mi carrera como cantante empezó con un boom y ahora tengo que construir. Cuando decían que yo estaba desaparecida, en realidad estaba en el estudio trabajando.

Clavaíto seguro que es una canción surgida de uno de esos laboratorios de composición, con muchos coautores y productores, y cada pequeño detalle calculadísimo.

¡Nada de eso! Nos conocimos Abraham [Mateo] y yo, y él me invitó a ir a su estudio. Sin ninguna pretensión. Y aquella mañana me levanté con ganas de una bachata. Tiramos por ahí, poniéndose él a los mandos musicales y creando la canción entre los dos. No hay nadie más.

¿Ha encontrado la identidad propia de la que hablaba en octubre?

Al 100%. Creo que hay varias cosas que me distinguen. Primero, que soy nacida en Cuba, tengo el son cubano dentro y Latinoamérica en mi corazón. Luego está mi manera de cantar. Vengo del musical. Y el color de mi voz, y la puesta en escena. Para mí, el baile, la interpretación, los videoclips…, son muy importantes. Clavaíto tiene esa esencia latina y pop que me define.

La canción habla de una pareja que se ha distanciado.

Es algo que casi todos habremos vivido: te quiero, pero hemos de estar separados. Lo pusimos en palabras y salió Clavaíto.

El vídeo es bastante oscuro y se le ve afilando una catana.

Al director del videoclip, Willy Rodríguez, se le ocurrió una historia muy cinematográfica. Abraham y yo somos asesinos a sueldo, y pasados los años yo soy la encargada de un garito en el que se hacen peleas. Cuando nos encontramos, tenemos una cicatriz en el mismo sitio: clavadita. Hay una tensión, un baile… Abraham baila muy bien.

¿Para cuándo un disco?

No tardará en llegar. Será este año. Me piden que no diga nada más. Pero este mes de mayo sacaré otro regalito. He trabajado con gente muy diversa, ahora también con Rayito, productor musical de Madrid.

¿No teme que, con tantas esperas, su momento pase?

¿Cuál es el momento? ¿Cómo se sabe? Si tuviese la clave, todo será más fácil. Al final, el arte habla por sí solo.

La otra vez nos comentó que estaba empezando, y al poco fue jurado en Cover night.

¡Es diferente! Yo llevo 16 años trabajando en esto. Si me pusiese de jurado en MasterChef, de eso sí que no tengo ni idea. Pero esta es mi profesión. Cuando veo un artista, tengo mi opinión súper clara: si tiene técnica, si le falta, si tiene luz, proyección, dedicación, disciplina…

¿Se siente cómoda juzgando?

Al principio me sabía muy mal. Me ponía en su piel y era muy duro decirles que no. Quise hacerlo lo más dulce posible. Por eso, cuando votaba rojo decía “rojo positivo”. Siempre me he tomado las cosas así: cuando es no, a lo mejor es un “no ahora” o para prepararte mejor.

¿Han aflojado los haters?

Siempre están ahí y es una lástima, pero siempre, siempre, cuando hay uno de esos episodios, la persona te acaba pidiendo perdón o se disculpa. Es muy interesante. Me gustaría sentarme a hablar con mis haters y conversar con ellos.

¿Cómo se mantiene estable?

Con la ayuda de psicólogos, coachers… Y tengo la suerte de tener cerca a amigos que me conocen desde hace muchos años. Mi vida siempre ha tenido mucha fuerza.

¿Cómo ve a Blanca Paloma y su Eaea en Eurovisión?

Blanca tiene que ganar. Bueno, yo quiero que gane, y como compañera quiero que se lo pase bien. Cuando conocí a Blanca, me di cuenta de su serenidad, su control, su arte… Y estoy todo el día con la canción en la cabeza. Creo que gustará.