Rigoberta se lleva el Goya que buscaba Xoel López

‘La sociedad de la nieve’ arrasa en los premios técnicos de la Academia de la Cinematografía

Rigoberta Bandini recoge su Goya.  | // CHEMA MOYA

Rigoberta Bandini recoge su Goya. | // CHEMA MOYA / José Manuel Gutiérrez

Yo solo quiero amor, la canción interpretada por Rigoberta Bandini en la película Te estoy amando locamente frustró las expectativas del coruñés Xoel López de hacerse con su primer Goya por su tema Eco, incluido en Amigos hasta la muerte. “Estamos aquí un poco de prestado porque no somos cine puro”, había advertido antes del comienzo de la gala, aunque calificó de “regalo” aspirar al premio porque “cuando uno se dedica a la música no espera estar en esta alfombra roja”.

Bandini abrazó en el escenario a su pareja y productor musical y dedicó el Goya a las personas homosexuales, en quienes dijo pensar al escribir la canción. “Nunca más vulnerar vuestros derechos”, gritó antes de despedirse.

La gallega Curru Garabal aspiraba al premio a la mejor dirección de arte por su trabajo en Cerrar los ojos, pero se topó con la avalancha de galardones con que los académicos reconocieron el trabajo técnico realizado en La sociedad de la nieve. La película dirigiga por Juan Antonio Bayona que narra el accidente aéreo de 1972 en los Andes logró un total de doce premios en esta edición de los premios del cine español.

El de dirección de arte se lo llevó Alain Bainée por esta tarea en la película, pero también lo hizo Julio Suárez por el vestuario; Pau Costa, Félix Bergés, Laura Pedro por los efectos especiales; Ana López-Puigcerver, Belén López-Puigcerver, Montse Ribé por el maquillaje y peluquería —al que aspiraba el gallego Noe Montes por Valle de sombras—; Andrés Gil y Jaume Martí por el montaje; Pedro Luque por la dirección de fotografía; Jorge Adrados, Oriol Tarragó y Marc Orts por el sonido; Margarita Huguet por la dirección de producción; y Michael Giacchino por la música original.

Pero no solo en el terreno técnico se llevó premios la obra de Juan Antonio Bayona, que consiguió también reconocimiento en el campo interpretativo al llevarse el premio al actor revelación gracias al joven Matías Recalt. “Estoy flasheando, como diría un argentino”, comentó al recoger su Goya, que dedicó a los supervivientes y familiares de la tragedia de los Andes, así como a su propia familia, en especial a su padre, fallecido recientemente. También dedicó un recuerdo igualmente emocionado a Argentina, de la que dijo que “pasa momentos difíciles” y reclamó que en su país “no se manche la cultura”.

Robot Dreams ganó el Goya a la película de animación, por el que competían las gallegas Chelo Loureiro con El sueño de la sultana y Lorena Ares con Hanna y los monstruos. El veterano José Coronado consiguió por su parte uno de los premios de interpretación, el de mejor actor de reparto, por su papel en Cerrar los ojos. El de mejor documental fue para Mientras seas tú, de Claudia Pinto, sobre la actriz Carme Elías.