El gran duque de Luxemburgo inicia el camino a la abdicación

Enrique anuncia que designará a su hijo Guillermo como lugarteniente-representante del país en el mes de octubre

Efe

El gran duque Enrique de Luxemburgo anunció este domingo que en octubre designará a su hijo, el príncipe Guillermo, como lugarteniente-representante del país, un cargo que le habilitará para asumir ciertos poderes que ahora solo desempeña el jefe del Estado y que tradicionalmente supone el paso previo a la abdicación definitiva del monarca.

“Con todo mi amor y toda mi confianza le deseo buena suerte de corazón a mi hijo. Debemos mirar al futuro con optimismo, sabiendo que juntos podemos lograr grandes cosas. ¡Viva Luxemburgo, viva Europa!”, declaró el gran duque Enrique durante la ceremonia oficial para celebrar la fiesta nacional del país, este 23 de junio.

Tras su discurso, el monarca recibió una larga ovación por parte del público y de las autoridades que asistieron a la ceremonia de la fiesta nacional, realizada en la Filarmónica de Luxemburgo, y al regresar a su asiento abrazó a su hijo Guillermo.

Enrique, de 69 años, delegará a partir de octubre en su primogénito, de 42 años, funciones que ahora corresponden al gran duque, lo que ofrece al heredero un período para prepararse y ganar visibilidad antes de asumir con plenitud la jefatura del Estado, una vez su padre anuncie la abdicación definitiva.

La Casa Real de Luxemburgo todavía no ha anunciado el día exacto de octubre en el que se oficiará la toma de posesión de Guillermo como lugarteniente-representante, para la cual deberá antes jurar la Constitución del país en una ceremonia solemne ante el Parlamento.

Un 7 de octubre del 2000 fue, precisamente, la fecha en la que Enrique de Nassau fue coronado como gran duque de Luxemburgo, tras la abdicación de su padre y después de más de dos años ostentando, también, el cargo de lugarteniente-representante del país, que asumió el 3 de marzo de 1998.

El gran duque Enrique tendrá la potestad de delegar los poderes que él considere y estipular, si fuese necesario, limitaciones a las atribuciones de su hijo durante el tiempo que asuma el cargo de lugarteniente-representante, que puede ser para un período delimitado o indefinido, según el mandato que le conceda su padre.

La designación de Guillermo como lugarteniente-representante, anunciada por sorpresa con motivo de la fiesta nacional, no estaba prevista en el discurso oficial del gran duque Enrique que la Casa Real había enviado a la prensa antes del evento, según informaron varios medios de comunicación luxemburgueses.

Ahora bien, el primer ministro de Luxemburgo, el conservador Luc Frieden, explicó tras la ceremonia que la decisión llevaba tiempo gestándose y que el traspaso de poderes cuenta con todo su apoyo.