10 de enero de 2013
10.01.2013
Entrevista

Millán: "Josema y yo nunca fuimos colegas de salir de copas"

La media mitad de los míticos 'Martes y 13' reflexiona sobre su trayectoria y sus inquietudes

10.01.2013 | 14:56
Millán Salcedo.

Hace ya quince años que pudimos disfrutar por última vez de Martes y 13 con el especial navideño que grabó el famoso dúo formado por Millán Salcedo y Josema Yuste. Durante casi dos décadas, los dos humoristas, junto con Fernando Conde durante un breve periodo de tiempo, hicieron reír a media España gracia a sus famosos sketches. Pero parece que esto va a seguir quedando en un recuerdo ya que la mitad de este grupo, Millán Salcedo cierra las puertas a una posible vuelta.

El manchego sin embargo ama su profesión, a la que eligió dedicarse desde niño, y desde que se disolvió el grupo ha hecho distintos espectáculos y ha escrito varios libros. Ahora, se sube al escenario, sitio donde asegura que quiere morir, para presentar 'De verden cuando', con el que estará en el madrileño teatro de La Latina hasta el próximo 3 de febrero. Allí nos recibe y nos habla de su trayectoria y de cómo es Millán cuando sale del trabajo...

-Háblame de este nuevo espectáculo...

-Está basado en el anterior yo me subí a un piano verde y ha derivado en de verden cuando porque considero que de verden cuando había que reírse, hay que reírse y habrá que reírse.

-¿Qué ofreces cuando te subes al escenario?

-Un poquito de todo, una ensalada, una paleta de pintor con muchos colores...Ofrezco más de mí mismo, lo que he conseguido con el tiempo porque el éxito puede ser flor de un día y la fama es una consecuencia de cómo se dilate tu carrera profesional. Yo ya sé cuál es mi personaje, mi presencia y mi personalidad en el escenario y lo quiero seguir haciendo. Tiene que ver con la época de Martes y 13 porque seguramente muchos de los que vengan es gente añorante de aquel grupo.

-¿Te molesta que te sigan recordando como la mitad de Martes y 13?

-No, a mí me encanta pero estamos en una época de mucho "cri-cri", crispación, crisis, critiqueo...Yo he decidido que quiero estar para siempre en un escenario.

- ¿Quieres jubilarte en el escenario?

- Sí, quiero morir en el escenario y muy bien arropadito, con mucho calor de los focos.

- ¿Hay alguna posibilidad de volver con el dúo?

-No, eso ha quedado muy claro. Nosotros nos llevábamos muy bien en el escenario pero cuando dejamos de llevarnos bien, por saturación seguramente, decidimos cortar y es lo mejor que hicimos porque cortamos a tiempo y todavía hay muy buen recuerdo.

-Imaginas cómo sería tu vida si no te hubieras dedicado a esto?

-No lo sé, pero he tenido la enorme suerte, por eso nunca me veréis quejarme..Desde chiquitito supe que quería ser artista, aquello de "mamá quiero ser artista" se lo llegué a decir a mi madre y a ella le encantó la idea. No hablo de mi padre porque le perdí con siete años.

-¿Ella te apoyó?

- Totalmente, y eso es una suerte que no te puedes imaginar. En el colegio me subían al escenario, cantaban, hacía zarzuela, canté en pichi con un cigarro ducados que me dejó la señora de la limpieza...

- ¿A quién tenías como referencia?

-Perdía los vientos por Tony Leblanc, por Pajares, Tip y Coll...A Tip y Coll no los entendía al principio pero tenían una vis cómica impresionante, yo me moría de la risa. También Gila, Mº Carmen y sus muñecos...

- ¿Qué has sentido con la muerte de Tony Leblanc que es la más reciente?

-Ha sido un varapalo terrible pero prefiero pensar en lo que me depara la tecnología, que es poder verle cuando quiera y a la hora que quiera, además en su pleno auge. Y te digo lo mismo de Miliki que me dio una pena...nos lo dijeron cuando estábamos saludando en Barcelona y todo el patio de butacas dijo ¡nooo!, no sabes lo que fue, me emociono...

-¿El humor forma parte de tu vida o es un escudo?

-Más tanto por ciento referente en mi vida, como un natural ser, una especie de manaje natural que me sale, una sudoración...no lo puedo evitar. Pero también reconozco que a veces lo usas de un modo inconsciente, te sale sólo y puede ser parte de deformación profesional y esto tiene un peligro que no veas. Todo el mundo te exige, y no les hecho la culpa, pero te exigen de alguna manera que seas gracioso, y como entres en esa dinámica acabas tarado. Yo tuve una época de mi vida que confieso que estuve ingresado 40 días por estrés, no podía más.

-¿Qué paso?

-Fue una cosa de locos, yo no quería decepcionar a nadie y estaba trabajando prácticamente 24 horas al día, y eso no lo aguanta nadie, ni Dios si fuera humorista.

-¿Es fácil hacerte reír?¿Qué te divierte?

-Soy un tío muy risueño, siempre estoy de coña aunque luego la procesión vaya por dentro. Me río de la gente que tiene gracia natural, que es espontáneo...

-¿Qué balance haces de tu carrera?

-Todavía no me toca hacer balance, me queda mucho que dar.

-¿Cómo es el verdadero Millán Salcedo?

-Procuro ser un tío normal dentro de la normalidad que llevo años viviendo, porque por donde voy la gente que me reconoce me habla de lo mismo que siempre, pero me gusta.

-¿Te resulta fácil ser conocido?

-Sí, pero los estados anímicos los tenemos todos.

-Josema Yuste comentó una vez que al principio le costó asimilar la fama?

-Sí, le abrumaba muchísimo más, pero yo me lo tomo todo en broma. El trabajo es mi mejor medicina y quiero seguir haciendo teatro.


-¿No te da pena haber perdido tu amistad con él?

M.S.: No la hemos perdido, fuimos amigos pero en grupo, y él y yo conectamos muy bien junto con Fernando Conde, y de allí nació el grupo. Éramos muchos, nunca fuimos colegas de salir de copas o de cenar, y de hecho durante toda la gira yo era de ir a ver la catedral y él periferia ir a casa cuanto antes.

-¿Entonces es de esos amigos que a pesar de que no os veáis sabéis que estáis ahí?

-Josema y yo nos llevábamos como Dios en el escenario, había una química impresionante pero terminaba el espectáculo y cada uno a su casa. Eso no quiere decir que hayamos estado en infinidad de juergas, pero es un chico bastante retraído y muy tímido.

-¿Tienes un buen recuerdo?

-Sí, tengo un recuerdo inolvidable, aquello es imposible de olvidar.

-Está en cartel también con su función...

-Qué bien estar los dos en el candelabro, que por cierto, esa frase es nuestra.

-¿No te arrepientes de haberte centrado en el trabajo y no formar una familia?

-Lo respeto pero yo soy infiel por naturaleza...Además no puedo, con este trabajo. De acuerdo que muchísimos actores tienen familia pero ¿qué ocurre?, que estuvieron mucho tiempo de gira y luego no atendieron a sus hijos y todo eso que estamos oyendo...yo no quiero.

-¿No ha entrado nunca en tus prioridades?

-Yo no sería capaz de darle vida a un ser humano, sé cómo es y lo que hay que hacer, lo he hecho y mucho pero cuidadin porque es un ser humano, y yo no sé cuidar ni de mi mismo.

- ¿Tampoco compartir tu vida con alguien?

-No, ya me he convertido en un egoísta solitario que es lo más bonito. Lo que me gusta es irme por ahí, hacer fotos..prefiero ir a mi bola.

-¿Qué aficiones tienes?

-Me gusta ver arte, me voy con mi amiga Puri y nos lo pasamos pipa, nos llamamos "las termitas".

-¿Te gusta viajar?

-Me encanta pero se me hace largo a veces porque tengo tanta ansiedad por llegar a los sitios...

- ¿Tus deseos para este año cuáles son?

-Sentido del humor, un aparato gigantesco que destile a toda la población sentido del humor, para poder tomarnos las cosas con más tranquilidad porque los problemas existen pero tenemos que sacar fuerzas de donde sea y los humoristas debemos estar en primera linea de ataque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook