No es la primera vez que prestamos atención al cabello de la archiconocida Rocío Crusset. En esta ocasión, la modelo nos sorprende con una melena en tonos cobrizos. Se ha rendido a una de las últimas tendencias de la temporada y luce su nuevo look con mucha naturalidad, algo muy propio en ella.

El color de moda luce genial en la melena de Crusset

La modelo Rocío Crusset, fundadora de la marca de joyas Crusset, deja atrás su castaño natural para sumarse al color de moda: los tonos cobrizos. La tonalidad cálida ha convencido a esta joven sevillana, porque favorece a sus rasgos y aporta dulzura a la expresión.

No hay mejor momento para cambiar de look que la vuelta del verano. De hecho, los tonos anaranjados son ideales para el otoño. Además, este color es todo un éxito en la tez oscura, donde los reflejos, como el bronce, cobrizo o rojizo son ideales para un balayage.

La modelo se ha dejado ver en sus redes sociales con su nueva melena, sin duda alguna, ideal para sus ojos marrones y piel bronceada. Además, es un tono acertado para conseguir realzar el bronceado del verano y alargar su vida. No solo aporta luz al rostro, sino que resalta el tono de la piel.

El cobrizo, el tono que es tendencia, se puede lucir de muchas formas y admite muchas combinaciones. Rojos y naranjas se llevan igual de bien con rubios que con castaños. Incluso, los cabellos más oscuros admiten esta propuesta. Este tono es fantástico para las mujeres que tienen una base castaña. No obstante, dicho color siempre llamará la atención, por esto, es mejor matizarlo con marrones para lograr un efecto más natural.

En conclusión, sea cual sea nuestra elección, la melena de Rocío Crusset es fresca y natural. Nada que ver con un atardecer anaranjado o un efecto zanahoria. Sin duda alguna, su cuidado cabello ha sabido aceptar con discreción el color de la temporada.