La llegada de las canas no siempre se vive con serenidad. A veces, en individuos predispuestos, las canas pueden aparecer incluso antes de los 20 años. De hecho, puede haber varios factores que hay que mantener bajo control para conservar el color natural del cabello. El tinte está de moda, y cambiar de peinado y de color suele hacer que la persona se sienta renovada. Como mínimo, sería aconsejable evitar los tintes que contienen amoníaco o resorcinol, sustancias que son perjudiciales a largo plazo. Si el uso de tintes químicos, por el contrario, sólo estuviera determinado por la presencia de canas, he aquí cómo podrías retrasar su aparición.

Asumiendo que es un hecho inevitable en la gran mayoría de los seres humanos. En cualquier caso, es mejor tener cuidado con los productos cosméticos, que no son adecuados para todo el mundo. Por ejemplo, las personas con un cabello especialmente fino y frágil harían bien en utilizar pigmentos totalmente naturales. Si te gusta el tono natural de tu cabello, es importante que sepas que el color del pelo se debe a la presencia de melanina. Es la sustancia que también colorea el iris y la piel.

En un momento determinado de la vida de una persona, en lo que respecta al cabello, los melanocitos pueden dejar de producir melanina. Esta sería la causa de la caída del cabello. Además, se ha observado que en las personas de raza caucásica la aparición de las canas es mucho más temprana que en las personas de raza negra. Estos últimos, de hecho, empiezan a presentar este síntoma de envejecimiento justo después de los 40 años, precisamente porque su organismo tendería a producir más melanina.

Cuando el encanecimiento tiene un origen genético

El pelo blanco sería, pues, un efecto de la muerte de los melanocitos, las células responsables de la producción de melanina. Esto también es cierto si la pérdida de cabello es bastante temprana. Si la causa fuera un gen defectuoso, como herencia autosómica dominante, es decir, de origen parental, desgraciadamente sería imposible frenar el proceso de encanecimiento.

Cómo retrasar la aparición de las canas

Para retrasar el encanecimiento, es necesario minimizar el estrés oxidativo. Para ello, sería recomendable evitar el tabaco y el alcohol. Una mala alimentación también pasaría factura. De hecho, sería bueno incluir en la dieta diaria frutas y verduras, alimentos ricos en antioxidantes. Tampoco hay que subestimar el estrés psicológico. De hecho, esta condición de la psique, a nivel orgánico, provocaría un aumento del peróxido de hidrógeno a nivel del bulbo piloso.

No es casualidad que esta sustancia, que el organismo produce como consecuencia del estrés, no sea otra que el peróxido de hidrógeno, que se utiliza, previa síntesis química, para la decoloración del cabello. En definitiva, para retrasar la caída del cabello, sería necesario llevar una vida sana y regular.