Dormir 8 horas al día es mano de santo para levantarnos totalmente activos y con las pilas recargadas. A veces, sin embargo, esto no es suficiente para tener un contorno de los ojos joven y descansado.

¿Por qué? Pues porque son muchos los condicionantes que influyen en cómo se mantiene nuestra mirada tras el paso del tiempo. Si quieres conocerlos todos, quédate con nosotros y descubre los factores que más envejecen tu mirada.

El contorno de los ojos, la parte más delicada del rostro

Descansar correctamente puede cambiar completamente el aspecto de nuestro rostro, y es que dormir las horas que necesitamos es un gran remedio antiedad. Sin embargo, hay una parte del rostro que merece especial atención en este aspecto, y no es otra que el contorno de los ojos. La zona de nuestra mirada envejece mucho más rápido que otras zonas de la cara.

Las razones radican en que la piel del contorno de los ojos tiene un número menor de glándulas sebáceas. También en que es una piel mucho más fina que la del resto de zonas, en la que además hay un gran número de músculos que favorecen la aparición de las primeras arrugas de expresión.

Las 3 principales razones por las que envejece tu mirada

¿Tienes la piel del contorno de los ojos apagada? Seguro que muchas veces te preguntas el motivo tras la falta de vida en tu mirada. Lo cierto es que los motivos son muy numerosos, y se pueden destacar 3.

Pérdida de colágeno y elastina

La producción de colágeno y elastina no es eterna, pero puede verse agravada por una alta exposición al sol, por sufrir estrés o por falta de descanso.

Grasa localizada en la zona

La grasa acumulada en el contorno de los ojos puede provocar que los párpados estén caídos o sin firmeza.

Congestión circulatoria

Otro de los problemas que pueden ocasionar el envejecimiento prematuro de nuestra mirada es una circulación de sangre elevada en la zona, lo cual se traduce en las típicas ojeras moradas.