19 de mayo de 2020
19.05.2020
La Opinión de A Coruña

Doce consejos para adaptarnos a la nueva normalidad

El psicólogo Tomás Navarro ofrece una serie de pautas para afrontar con éxito la situación actual

19.05.2020 | 18:59
Los doce consejos para adaptarnos a la nueva normalidad.

Probablemente nadie pudo llegar a imaginar a principios de año que apenas tres meses más tarde nos encontraríamos confinados en nuestras casas a causa de una pandemia mundial que amenaza nuestra salud. Si alguien venido del futuro nos hubiera adelantado el presente que hoy en día vivimos no nos lo hubiéramos creído. Era algo completamente inconcebible. De otro mundo u otros tiempos.

Sin embargo, la realidad ha superado los peores presagios. El coronavirus se ha cobrado más de 300.000 vidas y ha contagiado a más de 4 millones. Solo en España han perdido la vida más de 27.000 personas y la población no ha podido salir de sus hogares, salvo para realizar actividades esenciales. La economía se ha desplomado y las previsiones apuntan a un futuro incierto. Nuestras vidas han sufrido un terremoto que ha desestabilizado miles de familias.

Sin embargo, el ser humano es capaz de sobreponerse a las situaciones más adversas. Y lo hará también en esta ocasión. Pero, para volver a disfrutar de la vida que teníamos antes de la Covid-19, debemos ir dando pequeños pasos hacia lo que se ha denominado la 'nueva normalidad'.

"Estamos viviendo una situación excepcional que requiere de toda nuestra capacidad de resiliencia. Lo estamos pasando mal, muchos han perdido a sus seres queridos, no sabemos qué va a pasar y el futuro económico que nos espera no parece muy alentador", sostiene el psicólogo Tomás Navarro en 'Eres más fuerte de lo que crees. Kit de rescate emocional para afrontar la crisis' (Zenith), un libro electrónico cuyo objetivo es ayudar a afrontar esta situación.

Este experto defiende en una entrevista con Infosalus que en esta nueva etapa que nos acontece tenemos que ser capaces de gestionar el estrés, el miedo, la ansiedad, o la tristeza que estamos sintiendo; aparte de preservar al máximo nuestras energías para lo que se prevé una carrera de fondo.

"Por si todo esto fuera poco, esperamos que nuestra salud no se vea comprometida, y no sufrir las terribles consecuencias de una infección por coronavirus complicada. Nadie está preparado para tanta incertidumbre, nadie confía tanto en sus capacidades como para abordar una crisis sin precedentes, nadie tiene experiencia en algo similar. Hay muchas cosas que escapan a nuestro control, pero eso no supone que no podamos controlar algunas otras", sostiene.

Según defiende, somos más fuertes de lo que creemos, lo que pasa es que no nos hemos dado la oportunidad de conectar y de desplegar toda nuestra fortaleza emocional y todas nuestras virtudes. "Es normal que tengamos miedo condicionado tras más de dos meses confinados. El coronavirus es algo que no podemos ver y que puede estar en cualquier sitio", reconoce, al tiempo que recuerda que la función del miedo es "mantenernos vivos y sanos frente a la amenaza exterior".

En este punto, ve vital fortalecer la capacidad de resiliencia de cada uno, desplegar nuestras funciones superiores y aprender de la evolución. "Si somos capaces de aprender de los problemas y de salir reforzados, saldremos adelante", mantiene Navarro. Aquí destaca también el psicólogo que la reacción frente a esta pandemia de quienes han pasado un trauma es muy distinta frente a quienes no. "Quienes han pasado un cáncer o han tenido que emigrar, por ejemplo, tienen esa resiliencia a flor de piel", indica.

Otro de los puntos fundamentales sobre los que trabaja Navarro es que todos debemos confiar en nosotros mismos, vernos competentes a la hora de superar esta situación, sólo así podremos adaptarnos aunque no lo hayamos vivido antes, siguiendo estrictamente, por ejemplo, las medidas higiénicas que ha dictado Sanidad. "Por otro lado, requiere esfuerzo el adaptarnos a la nueva realidad, el cerebro es cómodo y es más fácil quedarnos en casa y no afrontar la situación que, además de generar miedo, en ella me siento incompetente y requiere un esfuerzo", señala el psicólogo.

Cómo aceptar las nuevas reglas del juego

Dado que las cosas han cambiado, aunque todo es temporal, no para siempre, pero sí durante una buena temporada, y aunque no nos guste la situación, debemos aceptarla como viene y no afincarnos en el sentimiento de la queja y de la culpa, según aconseja el psicólogo Tomás Navarro, al tiempo que propone:

1.- Debes aceptar la situación, que todo ha cambiado y no tardes en adaptarte. Lo que no hagas tu no lo hará nadie.

2.- Intentar no predecir el futuro. Ahora debemos tomar decisiones en el día a día.

3.- Nos equivocamos mucho en nuestros juicios; dale dos vueltas a lo que piensas, a lo que percibimos, porque mezclamos pensamientos de miedo y de deseo y es fácil bloquearnos.

4.- No descartar nada. Si no contemplo algo, es una opción que pierdo. Pensar que tenemos más alternativas pero no las contemplamos. Si creemos que vamos tirando con el paro, no nos esforzaremos en alternativas nuevas, como buscar trabajo nuevo.

5.- Concentrarnos en lo que sí podemos controlar, no empeñarse en lo que no podemos hacer.

6.- Ser creativos. Piensa en nuevas funciones, procesos, escenarios y soluciones a nuevos problemas. Practica la lluvia de ideas.

7.- Desaprender lo aprendido, que siempre nos funciona como un corsé, como es esa seguridad o lo que hecho siempre. Despierta tu espíritu analítico y conviértete en un solucionador. Cuestiónalo todo.

8.- Ser conscientes de que nadie va a venir a salvarnos y de que tenemos más alternativas de las que pensamos. La queja no sirve de nada, tampoco culpar a otras personas.

9.- Dar salida a nuestras emociones, si no lo hacemos supondrá un freno, tenemos que liberar la presión pero debemos hacerlo a partir de la 'microgestión', de pequeñas dosis, poco a poco; no explotar de una sola vez.

10.- Saber que 8 de cada 10 conflictos son malentendidos y no podemos vivirlo todo como una ofensa personal, no tomar las cosas como algo personal para evitar que se cronifique. Hay que decir las cosas, intenta no discutir, haz deporte para liberar tensiones.

11.- Pon tu imaginación bajo control, ésta puede jugarnos una mala pasada. Hay que aferrarse a la realidad. En casa estamos bien, seguros frente al coronavirus, pero también debemos empezar a retomar nuestra vida anterior a la pandemia, con las precauciones que todos conocemos. Después de reformular la situación que estás viviendo, tener un plan de acción y cuando a uno se le va la cabeza, volver a ese plan. La imaginación no para y se puede usar para evadirte y recordar cosas bonitas.

12.- Preocúpate por lo que hay que preocuparse. Todas las preocupaciones tienen una acción que influye en ellas. Si temes contagiarte con poner dos velas no lo solucionas; sí si sigues los protocolos de higiene, y no practicas conductas de riesgo. Debemos transformar la preocupación, que es normal y humana, en una acción que pueda minimizarla, en una acción concreta. ¿Me preocupa el dinero? Ahorra o busca nuevo curro. Si te preocupa salud, come bien y no hagas conductas de riesgo, y sigue lo dictado por las autoridades sanitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook