28 de mayo de 2020
28.05.2020
La Opinión de A Coruña

La cifra de asinómaticos con coronavirus puede ser mucho mayor de lo que se pensaba

Un estudio descubre que más de 8 de cada 10 pasajeros y tripulantes de un crucero que dieron positivo a la infección no presentaron síntomas

28.05.2020 | 22:33
Varias personas caminan con mascarillas.

La prevalencia de la infección COVID-19 sin síntomas 'silenciosa' puede ser mucho mayor de lo que se pensaba, revela un estudio que traza el aislamiento forzado de los pasajeros de cruceros durante la pandemia y se publica en línea en la revista 'Thorax'. Más de ocho de cada 10 pasajeros y tripulantes que dieron positivo a la infección no presentaron síntomas.

Esto tiene implicaciones para la flexibilización de las restricciones de cierre, apunta el profesor Alan Smyth, editor conjunto en jefe de la revista, en un blog vinculado. Y los hallazgos enfatizan la necesidad apremiante de datos globales precisos sobre cuántas personas han sido infectadas.

Los investigadores, todos los cuales estaban a bordo del barco, describen eventos en un crucero de expedición con 128 pasajeros y 95 tripulantes.

El barco partió de Ushuaia, Argentina, para un crucero planeado de 21 días por la Antártida, tomando una ruta similar a la de Ernest Shackleton en 1915-17. Zarpó a mediados de marzo después de que la Organización Mundial de la Salud declarara al COVID-19 una pandemia mundial.

A los pasajeros que, en las tres semanas anteriores, habían pasado por países donde las tasas de infección por COVID-19 ya eran altas, no se les permitió embarcar. Y la temperatura de todos fue tomada antes del embarque. Los puntos de desinfección de manos abundaban a bordo del barco, particularmente en el comedor.

El primer caso de fiebre se informó el día 8, lo que provocó la adopción inmediata de medidas de control de infecciones. Esto incluyó confinar a los pasajeros a sus camarotes, detener el servicio diario, además de la entrega de comidas, y el uso de equipo de protección personal para cualquier miembro de la tripulación en contacto con pasajeros enfermos.

Como Argentina había cerrado sus fronteras, el barco zarpó hacia Montevideo (Uruguay), a donde llegó el día 13. Ocho pasajeros y tripulación eventualmente requirieron evacuación médica al hospital en este punto por insuficiencia respiratoria.

El día 20, todos los restantes 217 pasajeros y tripulantes se sometieron a una prueba de hisopo para detectar coronavirus. Más de la mitad, es decir 128 (el 59%) dieron positivo.

En 10 casos, dos pasajeros que compartían la misma cabina no tuvieron el mismo resultado de la prueba, posiblemente porque la prueba de hisopo actual arroja una cantidad sustancial de resultados falsos negativos, dicen los autores. De los que dieron positivo, 24 (19%) tuvieron síntomas, pero 108 (81%) no.

El barco no tuvo contacto con otras personas durante 28 días después de su partida, por lo que era el equivalente de un entorno sellado herméticamente.

Los autores del estudio concluyen que es probable que la prevalencia de la infección por COVID-19 en los cruceros se "subestime significativamente", lo que los lleva a recomendar que se monitoree a los pasajeros después del desembarco para evitar la posible propagación comunitaria del virus.

Y agregan que la tasa potencialmente alta de resultados falsos negativos obtenidos con las pruebas de hisopos actuales sugiere que las pruebas secundarias están garantizadas.

En un blog vinculado, el profesor Smyth reconoce: "Es difícil encontrar una estimación confiable del número de pacientes COVID positivos que no tienen síntomas". Pero la cifra del 1% sugerida por la OMS a principios de marzo está muy por debajo de la encontrada en el crucero, señala.

"A medida que los países avanzan fuera del encierro, una alta proporción de individuos infectados, pero asintomáticos, puede significar que un porcentaje mucho mayor de la población de lo esperado puede haber sido infectado con COVID", sugiere.

Pero, independientemente de que los infectados sean o no inmunes, los hallazgos subrayan la necesidad apremiante de contar con datos globales precisos sobre el número de personas infectadas, concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook