Es importante tener claro que a la hora de empezar una dieta o buscar alternativas que nos ayuden a bajar esos kilos de más, debemos ponernos en manos de expertos. Siempre hay que acudir a un profesional que nos de las pautas adecuadas para conseguir los objetivos que pretendemos alcanzar.

En los últimos tiempos se ha puesto de moda el ayuno intermitente, una estrategia nutricional en la que no se ingieren alimentos durante un número determinado de horas, con el objetivo de lograr ciertos efectos positivos, como perder peso y controlar el apetito pero, ¿es efectivo este método tan sacrificado?

Los propios nutricionistas lo reconocen. El ayuno intermitente no es lo más importante para perder peso. Ni mucho menos. Pero puede ayudar. No obstante antes de nada queremos que sepas que es mucho más urgente que cambies tu modo de vida y que empieces a cuidar tu alimentación y a moverte más. "El ayuno intermitente es una herramienta que puede servir para repartir las calorías que ingieres a lo largo del día. Lo importante, lo digo siempre, es el total de calorías que ingieres. No importa que hagas 6, 12 o 24 comidas cada día. Por eso el ayuno puede ser una buena opción", señala Miquel Girones, nutricionista con cientos de miles de seguidores en redes sociales.

Este experto hace hincapié en que hay cientos de estudios que demuestran que es falso que variar el número de comidas acelere o ralentice el metabolismo. El ayuno intermitente más común es el del desayuno. "Hay gente que cena un día a las diez de la noche y que luego no come nada más hasta que llega la hora del almuerzo del mediodía al día siguiente. Es el denominado método 16-8. Te pasas 16 horas sin comer nada y luego abres una ventana de ocho horas en las que ya puedes comer", señala Girones. Este es el ayuno más normal pero el propio nutricionista reconoce que él ha probado otros como el de 24 horas sin ingerir ningún tipo de alimento (bebidas excluidas evidentemente).

"Hay que aplicar el sentido común y la ciencia a todo lo que hacemos. Los estudios dicen que no nos moriremos si estamos unas horas sin comer, no pasa absolutamente nada porque tenemos nutrientes de sobra en nuestra sangre", enfatiza explicando que durante 24 horas él no comió "porque no tenía hambre". Ese es, afirma, el "chip que hay que cambiar para perder peso". "Hay que comer cuando se tenga hambre, no pasa nada por saltarse una comida, no hay que comer a las horas que dicta la sociedad. Cuando comes porque tienes hambre es que el cuerpo dice que necesitas calorías o energía", afirma Girones.

Te puede interesar:

Mitos

A la regla de comer cuando tengas hambre hay que sumar alimentos sanos a la dieta. "No hay más secreto", relata Girones haciendo hincapié en que hay muchos mitos alrededor de los alimentos. "Es mentira que si te pasas horas sin comer tu cuerpo guarde grasa para luego", sentencia. Pero ¿para quién es recomendable este tipo de ayuno? "Funciona muy bien con gente que tiene agendas a tope por la mañana. Que comen muy rápido y comidas que no son las más saludables. Es mejor que no coman nada, que beban café, té o infusiones s que ahora a la hora de comer coman su comida normal", concluye.