El entorno del monte de San Pedro, hasta el parque de Bens y O Portiño, es hogar de unas pocas familias de zorros que en ocasiones, cuando salen de sus guaridas apartadas de los humanos (generalmente de noche o a última hora de la tarde), se dejan ver en zonas próximas al tránsito peatonal.