Es posible que si has estado paseando por la ciudad, en los que parece que el mal tiempo comienza a dar una tregua, te hayas cruzado con un vehículo peculiar que te haya llamado la atención. El dibujo del fantasma tachado por un aspa roja que decora la puerta no deja lugar a dudas: en efecto, se trata del coche de la popular saga Cazafantasmas, que estos días realiza “patrullas” por la ciudad de A Coruña. Las fuentes consultadas descartan que la presencia de la unidad se deba a una invasión de espíritus y almas en pena en A Coruña. Más bien, el coche es una réplica idéntica del vehículo ECTO-1, que aparece en la película Ghostbusters Afterlife, elaborado a partir de un Cadillac de 1959. Esperemos que en su visita a Galicia no se tope con la Santa Compaña.