El portugués ha completado la sesión como uno más después de hacer saltar ayer todas las alarmas